Para cuando se esté equivocado

Por: Luciana Taborda

Errar es mundano y frecuente. Nos pasa a todos por lo menos unas doce veces al día. Confundimos los zapatos al comenzar la mañana, tomamos el desayuno en la taza equivocada, nos dejamos los lentes arriba de la mesa o la llave del lado de afuera. El agua de la ducha sale fría porque el calefón a la intemperie se apagó con el viento; y el vuelto de las compras quedó sobre el mostrador. Le pifiamos al tomarnos el colectivo  y cuando nos damos cuenta de que no dobló en esa esquina, nos agarramos la cabeza y bajamos resignados.

En mi caso, me olvidé si ya le puse el azúcar al café y si la receta de la torta llevaba dos o tres huevos. No puse el despertador y esta noche el sueño se hace más largo y la espera más corta. O me dormí con el televisor prendido y Bob Esponja salió a taparme con las sábanas. Y a la mañana, despierto sin saber si sigo en la nube o me bajaron de un ondazo. Y no le pego una, caigo en la cuenta de que no es mi día, porque hoy también los detalles me dibujan su cara.

Errar es mundano y hasta a veces trae suerte. A lo mejor meter el pie izquierdo en el zapato derecho nos hace tropezar y ver la tuerca del arito perdido hace tiempo. O el colectivo nos lleva por un lugar de esos que al descubrir nos abre un poquito los labios. Dicen que hay sitios que sólo podemos ver cuando llegamos al punto de creer que ya nada podía sorprendernos.

Si errar es mundano quizás también tenga su vencimiento. Y tal vez la prolongación de ese sueño nos indique que en verdad, aquí abajo, también hay nubes esponjosas y mucha materia prima para construir un auspicioso mundo real; a donde los olvidos no sean tan condenatorios y siempre haya oportunidad para buscar el vuelto. A lo mejor los detalles sí se equivoquen y esquiven las formas que demarcan el recuerdo de su rostro.

Desde ese margen de error he lanzado la caña y los peces de afuera nadan con la corriente. Pero tal vez alguno distraído, cometa un desatino en su dirección y, alejado del cardumen se aferre al anzuelo, para descansar un rato o para quedarse otro rato más.


One thought on “Para cuando se esté equivocado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s