Cada día un Nacimiento

Todos los días un nacimientoPor: Vanesa Andrea Lucarelli

Nos encontramos en una etapa de cierre, a días solo de finalizar un año más en nuestro ciclo vital. Y cuando algo finaliza es porque algo nace. La navidad, el nacimiento de Jesús, es una fecha que acabamos de vivir seguramente con muchas emociones  y de variados colores. Y al hablar de nacimiento, si lo hacemos extensivo a otros nacimientos, quizás acudan a nuestra cabeza pensamientos tales como el nacimiento de un ser querido, los meses de embarazo de esa mamá, el vínculo con el padre, el sexo del bebé, el deseo que sea sanito, los regalos y la celebración de tal nacimiento, entre otras cosas. Sin embargo, su definición es más amplia. Según la real academia española, nacimiento es el lugar o sitio donde brota un manantial, lugar o sitio donde tiene alguien su origen o principio, principio de algo o tiempo en que empieza, entre otros.

Teniendo en cuenta esta definición, podemos hablar de nacimiento en todas las etapas de nuestra vida: desde nuestro propio nacimiento, el nacimiento de nuestros hijos, sobrinos, primos, nietos, cuando nace una amistad, cuando nace un amor, una ilusión, si bien nos resulte un tanto dificultoso poner una fecha exacta a estos últimos nacimientos por ejemplo, se los reconocen por los sentimientos y sensaciones de alegría, libertad y placer que experimentamos.

Siguiendo la misma línea, en el camino que transitamos en la vida, en nuestra búsqueda laboral, en el trabajo en el que estamos insertos también podemos hablar de diversos nacimientos, esto es posible si reconocemos nuestras fortalezas y debilidades, si valoramos nuestros esfuerzos y el camino transitado y de esa forma vamos descubriendo esos orígenes: el nacimiento de un proyecto, de una idea, de un emprendimiento, de nuevos roles, de nuevos destinos, de nuevas campañas, de nuevos negocios, el nacimiento de otros vínculos con nuestros jefes, con nuestros compañeros, con las personas que tenemos a cargo, con colegas y otras personas.

Si nos detenemos por un momento y logramos visualizar todo aquello a lo que dimos nacimiento, probablemente nos encontraremos con un largo listado, o no, pero lo importante es descubrir que así como nacen situaciones y lazos involuntarios que no teníamos en mente, también somos los generadores de innumerables nacimientos porque tenemos las capacidades necesarias para ello: dar origen a algo. En cada uno de nosotros queda la elección del camino y el rumbo a seguir en cada nacimiento.

Prepárate para dar paso a tus nuevas ideas, proyectos, metas y objetivos para el próximo año. Cada nacimiento es una nueva oportunidad de crecer, de avanzar, de construir.

Y haz como la luz del día que a pesar de ciertas noches tormentosas, nace nuevamente con su claridad y energía renovada, preparada para su función: iluminar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s