SER DOCENTE: una profesión reflexiva

Por: Alfredo Guillermo Della Puppa serdocenteuna profesion reflexiva 1

Estamos en un período y momento concreto, el de la revolución de las nuevas tecnologías. Hoy, la inclinación a cualquier estado, carrera o profesión no sólo es una cuestión de vocación. La vocación está intrínsecamente relacionada con los anhelos y con eso que resulta inspirador para cada sujeto. Se supone que la vocación concuerda con los gustos, los intereses y las aptitudes de la persona.

¿Los gustos, intereses y aptitudes concuerden con el momento histórico que estamos viviendo?

Hoy, nuestros maestros, ya no llegan a formar una clase de élite con autoridad, ya no están alejados de la gente común, ni ocupan una posición elevada en la sociedad. ¿Por qué?

En el ámbito de las relaciones laborales y la cultura organizacional, el esfuerzo voluntario por parte de los trabajadores de una empresa o miembros de una organización, es un valor que responde al principio de escasez “las necesidades son mayores que los bienes”.

La persona que está totalmente implicada en su trabajo y entusiasmada con él, tiene un sentimiento de conexión energética y efectiva con su trabajo. Tener un estado mental positivo, de realización, relacionado con el trabajo que se caracteriza por vigor, dedicación y absorción* se transmite directamente en su resultado.

El vigor se caracteriza por altos niveles de energía y resistencia mental mientras se trabaja, por el deseo de esforzarse en el trabajo que se está realizando incluso cuando se presentan dificultades.

La dedicación hace referencia a una alta implicación laboral, junto con la manifestación de un sentimiento de significación, entusiasmo, inspiración, orgullo, reto por el trabajo e identificación con la institución a la que se brinda. La vocación es el deseo de emprender una carrera, profesión o cualquier otra actividad cuando todavía no se han adquirido todas las aptitudes o conocimientos necesarios.

Por último, la absorción se produce cuando la persona está totalmente concentrada en su trabajo, cuando el tiempo le pasa rápidamente y presenta dificultades a la hora de desconectar de lo que se está haciendo, debido a las fuertes dosis de disfrute y concentración experimentadas.

Otra cualidad que debe desarrollar un docente de hoy, es el proceso social por el cual se mejoran las habilidades de la persona para hacerla competitiva en términos de su oficio, para transformarla en una verdadera profesión de la más alta integridad y competencia.

serdocente una profesionreflexiva2

Hoy parece que nuestros maestros, poco tienen de Compromiso, de Vocación y Profesionalismo.

Siempre rondarán las preguntas acerca de qué deben o no hacer los maestros, con qué cuentan para hacerlo, para qué alumnos, y por qué hacerlo. Y, por supuesto, las respuestas cambian en la medida que cambia el contexto en el que se desarrollan los procesos educativos.

Hace 25 años, quienes se dedicaban a nuestro oficio y como quienes nos formaban, jamás hubieran imaginado que algo llamado INTERNET revolucionaría la escuela de esta forma y que el que se educaran, o no, nuestros alumnos no iba a ser sólo cuestión de llevarlos a las aulas.

Por todo esto, si ves tu trabajo como estresante y demandante, el aula ya no es un lugar para que habites. Lo importante es que percibas como retador, cada momento en el que tocas el picaporte de la puerta del aula, para ingresar en ella.

 

*(Schaufeli, Salanova, González-Romá y Bakker, 2002, p.74) «The measurement of Engagement and burnout: A confirmative analytic approach»


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s