2015: un año para potenciar tu lado EMPRENDEDOR

Por Valeria Betiana Flores

 Todas las personas nacemos potencialmente emprendedores, pero según el contexto donde nos desenvolvemos impacta favorablemente o no. Nuestra familia, amigos, la educación, la comunidad donde vivimos y la relación que establezcamos con todos aquellos individuos que nos guían tendrán incidencia en lo que refiere a nuestro ser y actuar emprendedor.

Los emprendedores son aquellas personas lo suficientemente valientes como para animarse a concretar sus ideas, transformándolas en una realidad. Sin embargo, no cualquiera puede hacer que “esa idea” prospere, se desarrolle y cree valor económico y social.

Si la tradujéramos a un ejemplo, sería como embarcarse en un viaje en barco con la idea fija de llegar a determinado destino;  en el viaje emprendido deberemos pasar por días soleados, otros con fuertes tormentas, de marea alta, estando siempre, atentos de no desviarnos ni perdernos en las profundidades del mar, y resolviendo de manera eficaz, las diferentes situaciones a la que nos exponemos sean éstas cuestiones vinculadas al aprovechamiento eficiente de recursos, como también las relacionadas al entorno.

Pese a que existen políticas de estado que fomentan (el buen o mal uso) del emprendedorismo, no es la intención promover intereses que atenten en contra de millones de trabajadores, sino mi leal intención al hablar de emprender va más allá de eso. Al hablar de emprender me refiero a potenciar el lado emprendedor de cada uno de nosotros: estudiantes, profesionales con o sin empleo, y todas aquellas personas que se interesan por querer convertirse en pilotos de su propio barco.

Emprender no es fácil, requiere de mucha constancia, tenacidad, flexibilidad, tolerancia a la frustración y, sobre todo, invertir muchísimo tiempo de nuestra vida, y que no todos están dispuestos a hacerlo sea porque les cuesta salir de su zona de confort, por diferentes prioridades que  deben enfrentar en determinado momento y lugar, lo que no significa que en algún momento puedan llegar a hacerlo o, simplemente, porque aún no comprenden los beneficios que puede aportarles a nivel personal y profesional. Repito, emprender implica de mucho esfuerzo y tiempo.

Asimismo, emprender está estrechamente relacionado con satisfacer nuestra necesidad de autorrealización. De ser nosotros mismos, de ser los responsables de nuestras  propias decisiones y acciones a tomar, para elegir el rumbo que deseamos para nuestra vida profesional y personal.

En este sentido, es muy importante saber “rodearnos” es decir, nuestro entorno más cercano: familia, personas con quienes convivimos y relacionamos día a día, entre otros, cumplen un rol y función fundamental en la vida de todo emprendedor. Ellos serán nuestros primeros críticos, nos alentarán a seguir cuando estemos cansados, nos darán una palabra de aliento cuando lo necesitemos, entre otras cosas.

Emprender de manera colectiva tiene sus ventajas ya que permite en primer lugar, estar contenidos en un espacio donde no estamos solos, sino acompañados por otras personas con la que se tiene algo en común: SER EMPRENDEDORES. En segundo lugar, compartir la experiencia de emprender acompañados nos ayuda a adquirir y desarrollar nuestra capacidad de escucha, de adquirir nuevos aprendizajes, de ver las cosas desde otro punto de vista, de abrirnos al mundo, de vincularnos con diferentes tipos de personas enriqueciéndonos juntos tanto individual como colectivamente.

No todas las personas desarrollan el espíritu y la acción emprendedora.

Ser emprendedor tiene que ver con elegir una forma de vida, con intentar transformar algo que nos quita el sueño por las noches, que anhelamos intensamente, motivándonos a accionar en alguna actividad (producto o servicio) que podamos desarrollar para satisfacer necesidades.

En este nuevo año que vendrá, el 2015, te propongo potenciar ese lado emprendedor que llevamos en nuestro interior. A veces tan escondido que no somos capaces de saber que está allí, muy dentro nuestro; en nuestra esencia. Búscalo, sumérgete en ti mismo, te prometo que nada te hará sentir mejor que encontrarte con vos mismo y con tu potencial emprendedor.

Una vez que lo encuentres conócelo, conéctate con él e identifica qué necesita para brillar, sé paciente porque a veces lleva tiempo: es un proceso. Luego, tan solo sugiero guíes, fórmalo y desarrolla al emprendedor que eres.

Comienza ya.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s