El peso de los DEBERÍAS

Por: Vanesa Andrea Lucarelli

Existen determinados momentos que nos sentimos mal con varias situaciones que pertenecen a nuestra vida, ya sea en el trabajo, en la casa, en la universidad y también con algunas personas de nuestro entorno, familia, amigos, compañeros, jefes, entre otros.

Este tipo de malestar al que hacemos referencia en este caso, tiene que ver con los llamados: deberías, éstos vienen de ciertas demandas y exigencias que nos hacen los demás y en muchas ocasiones, nosotros mismos. Quizás nos resulte familiar escuchar: “Debería haber terminado la carrera el año pasado”, “ya debería estar casada/o”, “debería obtener un 10 en el examen”, “debería aguantar el clima pesado de mi trabajo”, “mi amigo me debería brindar más tiempo”, “mi familia se debería dar cuenta de lo mal que me siento”; en fin, estos son solo algunos ejemplos de los innumerables deberías que tenemos en nuestra mente, algunas veces se manifiestan de forma conciente y otras de manera inconciente.

Sea del modo en cómo se presenten, lo cierto es que no nos traen buenas noticias, ya que esos deberías están configurados por demandas sociales: la sociedad nos exige día a día como debemos ser, como debemos comportarnos, que debemos decir, pensar, como debemos actuar, como nos tenemos que vestir para seguir la moda.

Si bien está claro que hay normas y reglas que todos cumplimos como seres humanos pertenecientes a una sociedad para tener una convivencia social, amena y respetuosa, resulta llamativo como “los deberías” comandados por las exigencias familiares y demandas sociales provocan en la persona que los “padece” altos grados de autoexigencia, una baja en la autoestima, signos de desmotivación a nivel general y especialmente un grado alto de frustración que puede extenderse a todos los ámbitos: personal, familiar, social y laboral.

Estos deberías, como se vio en ejemplos mencionados anteriormente, pueden estar dirigidos hacia uno mismo y/o hacia los demás. Y esto es debido a que, en la medida de cómo nos exigimos, exigimos a los demás. No todas las personas incorporan del mismo modo a las demandas y exigencias familiares y sociales, sino que depende de las construcciones que cada persona realice en cuanto a todo lo que observe, capture y procese en su propio ser, de la sociedad en la cual está inserto.

El debería viene de deber y el deber viene de obligación. No podemos sentirnos obligados permanentemente a cumplir quizás un rol que no queremos, a permanecer en un lugar que no nos sentimos cómodos, a vincularnos con quien no queremos, a sentir deseo donde ya no lo hay y a ser quien no queremos ser.

Y no confundamos estos deberías producto de las exigencias externas, tan marcadas que inevitablemente se vuelven exigencias internas, con aquellos mensajes más placenteros para nuestra mente, como ser: “podría valorar mi rendimiento laboral y académico”, “seria genial dejar de autoexigirme tanto”, “estaría bueno ser más libre”, “me vendría bárbaro sentirme como quiero”. En estos ejemplos se observa cómo podemos traducir los deberías en pensamientos más positivos teniendo en cuenta el valor real que todos tenemos como seres humanos y las limitaciones de cada uno. De esta forma, la mente procesa estos pensamientos de un modo distinto, más saludable para la persona y sin esa carga  emocional de la sobre exigencia demandante.

Te invitamos a que realices una lista con tus “deberías” y al lado otra lista con los pensamientos positivos y realistas producto de la valoración de tu propia persona. ¿De qué lado hay más? Una vez que hagas conciente todos los “deberías”, de a poco podrías liberarte de ellos, desestructurarte, ser más flexible y bondadoso contigo mismo y valorar todo lo que sí has alcanzado, todo lo que aún puedes hacer y valorar, la esencia de tu ser.


2 thoughts on “El peso de los DEBERÍAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s