Generación Y: selfie en la oficina

www.marketingfacts.nl
http://www.marketingfacts.nl

Por: Luciana Taborda

Les gustan las cámaras, quieren crear su propia receta del éxito y consumen más Internet que televisión. Se los acusa de egocéntricos, de mimados y hasta vagos. Pero, sin dudas, ellos son la generación que no sólo protagoniza sino que motoriza las tendencias empresariales de los últimos años. ¿Quiénes son estos jóvenes conocidos como la Generación Y?

Nacieron entre 1980 y 2000. Han atravesado, quizás, más cambios vertiginosos que ninguna otra generación. Eso los hizo maleables, inquietos y “open minded” (mente abierta).  Aunque Seth J. Carr, en el diario Chicago Tribune, sentenció que son “incapaces de desarrollar su potencial, maniáticos de los medios sociales y ‘selfies'”; está demostrado que su potencial creativo supera ampliamente al de las generaciones antecesoras y que su espíritu emprendedor tiene el poder de contagiar a otras personas que se sientan identificadas con dicho modelo de vida.

Además, la Generación Y constituye en Argentina el 45% de la población laboral activa, por lo que un jefe que ignora a este sector puede estar dejando pasar el tren del éxito.  

 Jóvenes deslegitimados

Un estudio realizado por la empresa de empleo y contratación Adecco sacó a la luz que la posibilidades de que un veinteañero sea contratado para un puesto jerárquico son tres veces menor que las que tiene un trabajador que ya pasó los 40. Los argumentos: madurez, experiencia y profesionalismo.

La mala reputación proviene de aquello a lo que refería Carr: estos jóvenes pierden tanto tiempo preocupados por su imagen y por socializar su estado anímico en las redes sociales que no se ocupan de las verdaderas responsabilidades. Ahora bien, ¿quién mejor que ellos está al tanto de las tendencias del mundo de hoy, las demandas del mercado y las primicias, aún antes de que los medios tradicionales las den a conocer?

 Motores de cambios

Esta generación “vio que su papá trabajó toda la vida y que le quedó la plata en corralito o que fue despedido en los ‘90. O sea, vio que el esfuerzo desmedido y el sacrificio no valieron la pena y la ambición de sus padres no se concretó”, asegura Carolina Bellora, especialista en RRHH. En este sentido, muchos de estos jóvenes eligen aventurarse a los emprendimientos propios, especialmente en lo que respecta a software, aplicaciones e Internet.

Esto no quiere decir que no se adapten a las estructuras laborales sino que “están decididos a no aceptar lo que venga, lo que es un buen augurio para nuestro futuro”, como expresó Zachary Karabell; para la revista Atlantic.

Es decir que la Generación Y promete renovar la manera en que se trabaja, desde los espacios laborales, hasta los modelos de negocio. De hecho, las catalogadas como “mejores espacios para trabajar” son aquellas empresas con ambientes abiertos, frescos, en las cuales es posible socializar entre compañeros, donde se equilibra trabajo con bienestar. La oficina deja de ser un sitio acartonado para constituirse en un lugar a donde todos impregnan algo de su esencia.

Guillermo Cuello, Director de Recursos Humanos de Fiat Auto Argentina, es un impulsor de cambios empresariales producidos a raíz de la inserción de esta Generación en su empresa. “Hoy llegan a la entrevista y en lugar de preguntar cuánto van a ganar y qué voy a hacer, primero preguntan ¿cuántas horas voy a estar adentro? ¿Cuándo voy a ser gerente? Antes de cumplir el primer año, ya te están preguntando ¿a dónde voy ahora? ¿Cómo hago para crecer? Necesitan mucha más autonomía, proyectos, desafíos, involucramiento en las ideas de cómo funciona el sistema en general, necesitan mucho feedback. Las organizaciones que no ofrezcan alternativas de trabajo diferentes, rotaciones, crecimiento, autonomía en el trabajo, equilibrio entre la vida personal y la laboral, no van a poder retener a los nuevos talentos”, afirma Cuello.

No se trata de dejar todo en manos de los jóvenes, sino de animarse a soltar las amarras y naufragar un poco por nuevos mares. Después de todo, quien no nada un poco, tampoco llega a conquistar tierra firme.


One thought on “Generación Y: selfie en la oficina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s