¿Paras o sigues? La importancia de MirarTE

Por: Vanesa Andrea Lucarelli

¿Eres realmente conciente de todo lo que haces día a día? ¿Eres conciente de lo que puedes ofrecer de ti mismo y de lo que recibes de los demás?

Desde hace tiempo y debido a los cambios en las condiciones en el mercado de trabajo y las crisis económicas a nivel local y global, entre otros motivos, vivimos acelerados, a esta altura las situaciones de nuestro acontecer diario las experimentamos ya casi sin sabor, no paramos, solo seguimos, casi nada nos sorprende y vivimos así: en un ritmo constante de aceleramiento. Y quizás solo nos encontremos sentados durante muchas horas en nuestro trabajo, cursos de formación, en nuestra casa planificando los días siguientes de nuestra labor, pero quien no para es nuestra mente. De hecho hasta cuando dormimos soñamos y esa es la gráfica de que nuestra mente ha seguido trabajando. Eso no lo podemos evitar, los sueños tienen sus funciones y son construcciones maravillosas de nuestro inconciente, ahí sí nos solemos sorprender de los grandes sueños que elaboramos, a veces sueños agradables, otros no tanto.

Pero volviendo al momento de vigilia, la vorágine del ritmo en el que vivimos en esta sociedad obstaculiza poder visualizarnos claramente y esto se transforma en uno de los motivos por el cual no somos concientes por ejemplo de cómo estamos, cómo nos sentimos con nosotros mismos y con los demás, qué emociones son las que nos están atravesando, cómo esta nuestro cuerpo, nuestra salud en general. Y este hecho de no poder vernos tiene sus consecuencias instantáneas, aquí nuestro cuerpo generalmente suele ser el principal destinatario de dichas consecuencias, cuando el ritmo que vivimos es tan acelerado, nuestro cuerpo comienza a llamarnos la atención a través de diferentes signos y síntomas: dolores de cabeza, contracturas musculares, ritmo cardiaco acelerado, somnolencia, manchas en la piel, señales de ansiedad, entre otros. De esta manera el cuerpo “nos pasa factura”, comienza con pequeños llamados de atención que luego, si los desatendemos continuan con llamados más comprometidos. Esto no es para alarmar, ¿quién no ha padecido cierta vez de alguna de las manifestaciones mencionadas? La cuestión está en lograr hacer conciente la premisa de que no somos seres solamente racionales, sino que somos seres bio-psico-sociales, con un cuerpo al que necesitamos atender y cuidar, con emociones y sentimientos diversos e inmersos en una sociedad que si no estamos bien parados sabiendo hacia dónde vamos, a veces nos absorbe.

vane2

¿Y qué sucede por ejemplo cuando desestimamos esos llamados de atención de nuestro cuerpo (o bien, lo atendemos tardíamente) y tenemos responsabilidades que cumplir? Si hablamos del ámbito laboral, como así también en otros ámbitos, una de las opciones resulta ser el ausentismo, la persona comienza a faltar a su trabajo y algunos hasta se encuentran en la situación de pedir una licencia laboral. Otra de las opciones suele ser que asisten al trabajo en condiciones desfavorables y terminan transmitiendo sus virus y enfermedades a sus compañeros. ¿Por qué llegar a estos límites?

En toda nuestra vida y en acontecimientos concretos, como ser si estamos buscando trabajo o necesitamos asistir a una entrevista laboral o dirigirnos a nuestro trabajo habitual o iniciar cualquier emprendimiento, necesitamos estar saludables: desde una buena alimentación, la realización de ejercicios físicos, artísticos o una caminata, contar con una red de contención (familia, amigos) y ser conscientes que tenemos límites: detenernos, prestarnos atención, cuando nuestro cuerpo hable escucharlo, pertenece al lenguaje no verbal pero que dice mucho, aún más que el lenguaje verbal.

Te dejo algunos consejos que podrían facilitarte el reconocimiento de tu propio ser integral:

  • Toma conciencia de todo aquello a lo que te dedicas día a día y si estás sobre cargado, prioriza lo urgente: aquello “que quema”.
  • Reconoce todo lo que brindas cada día a los demás, en tu trabajo, en tu casa y en todos tus ámbitos y si sientes que te estás perdiendo: priorízaTE.
  • Haz un freno, toma descansos entre tus tareas y respira profundo.
  • Aprende a disfrutar, así tus días recuperan el sabor y dejar de pasar inadvertidos por la aceleración diaria.

Siempre recuerda que tienes tus propios límites, no puedes con todo ni con todos, relajate, recupérate y avanza… ¡Sigue la ruta que tu decidas recorrer!

La Nueva Ruta del Empleo Argentina ofrece el servicio de Orientación para la Búsqueda Efectiva de Empleo dirigido a estudiantes, profesionales y emprendedores,  si deseas consultarnos y/o acordar una cita envíanos un mail a  valeriaflores@lanuevarutadelempleo.com   


2 thoughts on “¿Paras o sigues? La importancia de MirarTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s