Ocho atributos de los grandes triunfadores: #1 RESPONSABILIDAD

Por: Minor Arias 

Grandes líderes a través de la historia han sido consecuentes en la práctica de ciertos atributos que les han permitido convertirse en grandes triunfadores y un ejemplo para la humanidad.

En esta ocasión me gustaría compartirles un poco acerca del primer atributo – Responsabilidad – y continuaré con los demás en próximas publicaciones.

“El precio de la grandeza es la responsabilidad” – Winston Churchill

Existen en el universo una serie de leyes que conociéndolas o no siempre aplican en nuestra vida; una de ellas es la Ley del Éxito. Piensa en estas leyes como en la ley de la gravedad y te lo ilustro con un ejemplo: si un niño se acerca a un borde de un espacio elevado, independientemente de si es consciente o no acerca de la ley de la gravedad, si da un paso más allá del borde irremediablemente se caerá. Igual pasa con las leyes universales, sea que conozcamos de ellas o no, igual aplican en nuestra vida y nuestras decisiones tienen un gran impacto y responsabilidad sobre el resultado que tengamos de cada situación que enfrentamos.

Para referirnos a este tema, vamos a analizar dos áreas importantes:

– Elección y Consecuencia
Cada vez que tomamos una decisión estamos obedeciendo o desobedeciendo la Ley del Éxito y aquí comienza nuestra responsabilidad como líderes de nuestra propia vida pues dependiendo de las decisiones que tomamos podemos tener un resultado ya sea positivo o negativo el cual impactará a otras personas. Esto lo podemos ilustrar con el fuego el cual si se usa apropiadamente puede brindar calor y vida pero de lo contrario puede quemar o hasta matar.

Así pues está en nosotros la gran responsabilidad de meditar y analizar para tomar buenas elecciones; especialmente cuando sabemos que éstas impactan directa o indirectamente a otras personas.

Déjame ilustrarlo utilizando una analogía que leí recientemente: “Nuestras decisiones son las semillas y las consecuencias son la cosecha“; siendo de esta manera, es nuestro deber como lo ha sido para grandes líderes como Mahatma Ghandi el ser responsables de nuestras acciones. No podemos sembrar limones y esperar tener una cosecha de sandías dulces.

Tu puedes decidir si tocar o no un disco de cocina caliente pero no puedes decidir si te quemarás o no. Podemos decidir nuestras acciones pero no podemos escoger las consecuencias de nuestras elecciones.

Puede que esto suene sencillo de realizar pero lo cierto es que en la práctica es más complejo de lo que parece. Normalmente resulta más fácil responder con excusas ante una mala decisión que afrontar las responsabilidades de nuestros actos y si realmente deseamos alcanzar el éxito como lo han hecho grandes triunfadores, es preciso ser responsables de nuestros actos.

Es imprescindible entonces que busquemos cambiar nuestras acciones porque es imposible cambiar las consecuencias. Debemos aceptar la responsabilidad, lo cual es la voluntad y habilidad de reconocer y aceptar las consecuencias de nuestras acciones.

– El Poder de Elegir

“El poder más grande que una persona posee es el poder de Elegir” – J. Martin Kohe

No puedo más que concordar con el creador de esta frase pues en efecto, éste es el poder más grande que tú y yo tenemos y no hay mejor ejemplo para ilustrarlo que el Sr. Viktor Frankl quien en su libro “El hombre en busca de sentido” narra todas las atrocidades sufridas al ser prisionero en los campos de concentración Nazi durante la II Guerra Mundial.

Cuentan que cuando los soldados americanos llegaron a los campos de concentración una vez concluida la guerra, todos los sobrevivientes fueron liberados pero entre ellos encontraron a un hombre que estaba de pie, erguido, con mucha paz en su rostro y una gran sonrisa; todo lo opuesto al resto de sobrevivientes encontrados quienes estaban física y mentalmente agotados y cargados de ira ante sus opresores. Cuando los americanos lo vieron se imaginaron que esta persona seguramente tenía muy poco de haber llegado a los campos pero luego de haberlo entrevistado se enteraron que hacía seis años se encontraba él junto a su esposa y sus cinco hijos en la sección Judía de Warsaw (la capital de Polonia) cuando aparecieron los Nazis y frente a sus ojos acribillaron a toda su familia menos a él porque él hablaba alemán por lo cual lo mandaron a hacer trabajos en los campos de concentración. Allí vivió las mismas experiencias denigrantes que sus compañeros, casi sin alimentación, durmiendo en las mismas barracas sin aire y llenas de enfermedades.

Con todo esto surge la gran interrogante… ¿cómo es que viviendo la mismas atrocidades este señor logró mantenerse con vida y recibir a los americanos con esa gran sonrisa y paz mental?

En medio de las circunstancias más degradantes imaginables, Viktor apeló al don del “auto-conocimiento” para descubrir un principio fundamental sobre la naturaleza del hombre; en sus propias palabras así responde el mismo Viktor Frankl:

“Entre el estímulo y la respuesta, el hombre tiene la libertad de escoger.”

Viktor consciente de los resultados que generan la ira; mismos que habían destruido lo más preciado en su vida, sabía que replicar el sentimiento no le iba a hacer ningún bien; por el contrario le haría un gran daño y en ese momento tomó la decisión de que durante el resto de su vida, así fueran unos días o años, iba a amar a cada persona con quien tuviera contacto. Esa decisión no solo le permitió conservar su vida durante esos años tan difíciles y tristes sino que también le permitió crear a partir de esa horrible experiencia un mensaje que ha difundido por todo el mundo motivando a hacer el bien por los demás y a aprender a auto-descubrirse para desatar el poder interno que cada uno de nosotros tiene.

En nosotros tenemos el poder de decidir cómo responder a las situaciones que enfrentamos en la vida. Ciertamente no podemos controlar las acciones de otros pero definitivamente sí podemos controlar cómo responderemos ante esas situaciones. Este es otro gran ejemplo que grandes líderes en el mundo han aprendido a realizar; tener control de nuestras reacciones ante lo que nos sucede en la vida.

Nuestra vida NO es el resultado de nuestro ambiente o educación; sino el resultado de nuestras elecciones. Tú y yo tenemos la posibilidad de elegir el tipo de vida que queremos vivir y el tipo de personas que queremos ser.

Conscientes entonces de que toda decisión tiene una consecuencia (sea esta positiva o negativa) y de que está en nosotros la decisión que tomemos ante cada situación en la vida; lo cierto es que tenemos una gran responsabilidad no solo ante nuestros propios actos sino también ante el impacto que nuestras decisiones directa o indirectamente tienen sobre otras personas.

“Algunas personas son como un termómetro. Si su ambiente es negativo, ellos son negativos. Si les pasan cosas malas, se ponen tristes; si les pasan cosas buenas, están felices. Son simplemente un resultado de su ambiente. Las personas exitosas, por otro lado, son más como un termostato. Aún si su ambiente es negativo, ellos escogen ser positivos”

Esperando que tú decidas ser más como un termostato que como un termómetro, me despido por ahora, invitándote a que nos continúes acompañando en esta ruta del crecimiento.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Centroamérica


One thought on “Ocho atributos de los grandes triunfadores: #1 RESPONSABILIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s