¡Usando el GPS de la Vida!

Por: Lary Obando Calderón

Se encuentra cansado después de un largo día de trabajo, toma su celular y utiliza el waze para poder localizar la ruta más cercana hacia su casa de habitación, pasan unos cuantos segundos y una voz en el celular le indica que está listo para iniciar su camino. Sorteando el tráfico de la ciudad de la hora pico, usted ejecuta los giros y desvios que el GPS parlante de su celular le va indicando, sorteando presas vehiculares, accidentes de transito y cuanto congestionamiento vial pueda toparse. En el mejor de los casos unos cuantos minutos después, usted se encuentra estacionando su automotor en el garaje de su casa.

Lo que acaba de leer, palabras más o palabras menos, semáforos más o semáforos menos, es posiblemente una típica situación de su día a día de regreso a casa o rumbo a una reunión con un cliente, evento social o bien un compromiso de cualquier otra índole. Lo cierto es que esa herramienta instalada en nuestros celulares nos facilita el llegar a tiempo o lo más pronto posible a nuestro destino, conforme seguimos sus instrucciones.

Bueno, resulta que haciendo el paralelismo del caso con la forma en la que vivimos nuestras vidas, una gran cantidad de ocasiones salimos hacia nuestros caminos en la vida sin seguir ningún tipo de dirección, sin saber donde estamos, sin instrucciones a seguir para saber en que esquina doblar o, peor aún, sin saber hacia a donde vamos. Y cuando pasan los años y nos encontramos a nosotros mismos con una vida hecha pedazos por ir tropezando de fracaso en fracaso, nos preguntamos, ¿¡qué pasó!?

Una de las ventajas de usar el app instalado en nuestro celular es que nos da un altísima probabilidad de que, si seguimos las instrucciones que nos va indicando durante el camino, prácticamente se nos asegura el hecho de llegar en el tiempo correcto. Adicionalmente, la tecnología hoy por hoy, nos permite poder determinar en tiempo real si hay un contratiempo adicional o un mejor ruta, permitiéndole a la aplicación hacer la correcciones del caso y comunicarlas con la premura de tiempo necesaria para poder recomponer el camino.

Siendo así, podemos concluir que para que esta tecnología funcione a nuestro favor tiene que suceder tres cosas:

  1. Conocer para donde voy. Este punto es determinante para poder calcular la mejor ruta. El donde estoy pasó a un segundo plano, dado que los calculos de kilometros por recorrer, rutas a tomar y congestionamiento vial se dan de acuerdo a cual es mi destino, no mi punto de partida.
    Por la tanto recuerde, donde está en este momento en su vida es totalmente irrelevante. El donde quiere llegar, cuales son sus metas, sus sueños, que cosas son aquellas que lo apasionan son las que van a determinar finalmente las acciones que debe de tomar y esos sueños se convertirán en el “porque” para poder continuar aún cuando pareciera que no llega a su destino.
  2.  Seguir las instrucciones. De nada sirve que tenga la ruta trazada, que tenga mi ETA (tiempo estimado de llegada por sus siglas en ingles), si al final decido seguir mi propio camino y de esta forma prácticamente aseguro el hecho de que no llegar a tiempo y retrasar mi arribo.

Algo que tenemos que tener en cuenta y es de vital importancia es seguir esas instrucciones de viaje. Es allí donde un mentor, consejero financiero, guía espiritual, psicólogo o una persona que ya tuviera la experiencia y la capacidad de poder guiarnos nos genera un valor agregado para acelerar ese proceso de aprendizaje y crecimiento. Sin embargo, aún más importante es hacer caso y seguir el consejo dado por nuestro propio bienestar.

  1. Monitoreo constante. Nuestra aplicación celular se está sincronizando continuamente, recibiendo información en tiempo real de posibles variaciones en la ruta en la que usted está viajando y este a su vez le comunica si hay cambios en el derrotero de su viaje para que pueda preveer y realizar los ajustes según las nuevas instrucciones.

Así mismo usted tiene que tener los controles, el monitoreo y la retroalimentación necesaria para poder ir realizando los ajustes del caso en el trabajo para alcanzar sus metas. Recuerde que la vida no es lineal y siempre se van a dar situaciones o cambios de planes que no se constituyen en obstáculos per se, sino en oportunidades de mejorar y reajustar ese camino. Las velas de un barco tienen la capacidad de moverse, ajustarse, guardarse dependiendo de las condiciones climatológicas y así poder aprovechar al máximo el rendimiento de las velas sin poner en riesgo la integridad del navío. De la misma manera usted desea tener la sapiencia de poder ajustar acorde a las circunstancias del entorno. Recuerde que si ignoramos el monitoreo, si existe un cambio en el entorno, no obtendremos los resultados que buscamos y la frustración se apoderará de nuestras vidas y posiblemente abandonemos nuestros sueños aún cuando estemos en el rumbo correcto.

Así como queremos llegar a tiempo a nuestro destino y usamos el Waze de nuestro celular, utilicemos el Waze de nuestra vida para poder cumplir los sueños, metas y objetivos que tenemos.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Centroamérica


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s