Cuando se empieza a torcer la entrevista

Por: Yolanda Modol

Incluso las entrevistas mejor preparadas no siempre salen como queremos y teníamos previsto y hay todo tipo de cuestiones que podrían descolocarnos.
Como norma general, si una pregunta concreta te desconcierta, no intentes responder de cualquier manera. Por ejemplo, si te dicen “¿te describirías a ti mismo como un perfeccionista?”, y no sabes cómo contestar, di algo como “antes de responder a esto sería útil saber qué nivel de detalle requiere este puesto de trabajo ó empleo”.

Si no puedes pensar en un ejemplo, intenta ganar tiempo: “Me gustaría tratar de ajustar mi experiencia al puesto de trabajo, así que ¿podría darme algún detalle adicional acerca de lo que este puesto requiere?”. Si no se te ocurre nada de tu vida laboral, intenta pensar en algo de tu vida personal que te pueda servir para responder. Sí sigues sin que se te ocurra nada es mejor, que lo digas al entrevistador, a que improvises y quedes mal. Después, olvídate de ello, y no le des más vuelta a lo que te preguntaron.

No hagas críticas a una empresa anterior, lo mejor es evitar este error, pero si lo cometes tendrás dos estrategias a tu disposición. En primer lugar, di algo positivo para compensar inmediatamente. Esto mostrará que eres capaz de ver la situación general y de contemplar las cosas desde la perspectiva de la organización. En segundo lugar, cuando hables de otro puesto de trabajo de otra empresa asegúrate de ser todo lo positivo posible.

Las preguntas trampa, como: ”¿Dónde quieres estar dentro de cinco años?”, una pregunta tópica, ninguna organización puede predecir realmente lo que sus empleados clave estarán haciendo dentro de tanto tiempo, así que trata de hablar más de desarrollo personal que de ambiciones. Una buena estrategia es la siguiente: “No sé dónde estaré dentro de cinco años, pero dentro de un año espero haber sido capaz de conseguir grandes cuentas, ser un valor para la empresa.”

Cuando el entrevistador parece desaprobar tu respuesta: Aunque los entrevistadores pocas veces dejan ver sus emociones, las indicaciones tempranas que nos están transmitiendo resultan útiles para darte cuenta de que necesitas cambiar de estrategia. En caso de duda, pregunta –trata de volver atrás, recapitular lo que el seleccionador está buscando o pregunta “¿sería útil si le hablo acerca de…?”.

 

 

 

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s