Pantaleón entra en el Supremo

Por: Catalina Garay

El cuarto marido de Preysler y premio novel de literatura 2010 ahora podrá ver como el nombre del personaje de su famosa novela entra en los anales de la historia de la judicatura del Reino de España. Don Ángel Fernando Pantaleón ha sido nombrado nuevo magistrado del supremo por una corta mayoría, lejos de lo deseado por su valedor pero suficiente,  de acuerdo al recién modificado reglamento del turno de juristas de reconocida competencia.

A puerta cerrada se celebró la presentación de las candidaturas, como podrá observarse en la foto que publica el Poder Judicial.B.O.E 15 de Julio 2015

En votos le siguió de cerca el eterno candidato, Don Carlos Lasarte, aunque por edad me temo que ésta sea su última candidatura.

Ser Abogado del Rey Juan Carlos  en la cuestión de demanda por paternidad ante el TS, quizás haya sido una de las servidumbres a favor de Pantaleón y de seguro que el prestigio de ser socio del despacho Garrigues ha sido determinante. Don Antonio es un genio en cuestión de fichajes, en toda las direcciones, como ya es conocido en el asunto Torres Dulce, y como buen alumno del Colegio El Pilar.

Tan importante incorporación no ha estado ausente de criticas y temores en el mismo CGPJ y por supuesto en el Supremo, como no cabe esperar de otra forma dada la tendencia de todo jurista a la discusión y la discrepancia. La sombra de “eventuales conflictos de intereses” dada la amplisima cartera de clientes del bufete Garrigues, planea sobre la Plaza de la Villa de París. Si S. S. me permite, sugiero mantener al nuevo magistrado simplemente apartado de cualquier actividad como ponente, ello no quita que sea un emitente jurista con quien discutir los futuros asuntos que arriben al Supremo.

Para mi personalmente, ha sido todo un honor ser nominada a la terna del turno de juristas de reconocida competencia al Tribunal Supremo 2015. La comparencia ante la comisión permanente del CGPJ sólo me dejo un mal sabor de boca, ni una sola pregunta me hicieron. La verdad que quizas sea debido a mis 30 años en el extranjero que,  de una comparencia y mas para tan alta magistratura, espero una conversación entre juristas con preguntas y respuestas, una intercomunicación. Me temo que me equivoqué.

Lucir “puñetas” en las bocamangas de la toga viene determinado en el reglamento del Supremo desde 1814. Las bocamangas de mi toga tendran que esperar a que el Supremo y el CGPJ quieran internacionalizarse o tal vez a que sencillamente sean tan valientes como yo lo fui al presentarme al turno de juristas al Tribunal Supremo 2015.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s