2 Tipos de Dolor

Por: Ana C. Vidal – Abarca

Efectivamente, hay dos tipos de dolor, lo que ocurre es que yo creo que ambos lastiman, ambos dejan heridas, ambos producen fracturas internas, ambos aniquilan nuestro yo para dar lugar a otro nuevo yo, la mayoría de las veces mejor. No siempre, no siempre.

El dolor que impulsa al cambio, ese que provoca movimiento es el que me gusta, es con el que me quedo, para que al menos, haya servido para algo. Siempre y cuando esa variación sea en positivo. Porque digo yo,

¿Qué pasa cuando la vida nos putea (perdonad la expresión) tanto que el efecto es el contrario?

Yo, que he sufrido lo mío, a veces, indiscutiblemente de manera un poco “interesada” hablo de todo lo que el dolor me ha hecho cambiar, en lo que me he convertido gracias a él, en que todo lo que soy hoy, con mis defectos y virtudes, en gran parte, se lo debo al Sr. Sufrimiento. Por lo menos, pienso, si hablo de mi dolor, voy a vacilar un poco y decir que me ha servido de mucho, ;)

¿Tendré idolatrado a este Sr. Sufrimiento?

Al hilo de esto que comento, me estoy acordando de lo algo.

El otro día, releía un libro de un referente y amigo, Fernando Botella, su libro se llama Atrévete, ( os lo recomiendo) y contaba una historia de resiliencia donde las haya, y que paso a compartir con vosotros. Es un hecho real, ya veréis como no os deja indiferente.

Se llama Tim. A los tres años su madre lo lleva a un bosque y lo ata a un poste de electricidad, y lo abandona. A los cuatro años, desnudo, dormía cada noche en la casita del perro. Cinco años, justo el día que los cumplía, su padre le da una paliza y le desfigura la cara, le rompe la nariz. A esta edad, apenas sabía hablar. Siete años, ingresa en un orfanato por abandono y allí sigue siendo maltratado por aquellos que le “cuidaban”. Nueve años, también el día que los cumplía, tiene un intento de suicidio, sin embargo, “fracasa”. Once años, entra en un correccional acusado de un incendio que él no ha provocado. Doce años, se fuga. Trece años, lo viola un “señor” de la alta burguesía francesa, en París. Catorce años, en Montparnasse, comienza a trabajar como gigoló.

En fin, como dice Fernando Botella en su libro, con esta “vida de mierda”, sinceramente, dime qué estás pensado, ¿cómo crees que sería la vida de adulto de Tim? Lo más seguro es que estés pensando en que después de todo ese sufrimiento, se convirtiera en un asesino a sueldo, o quizá también en un violador, o vete a saber, ¿verdad?

Pues no, en la actualidad es un padre de familia, son cuatro para ser exacta los hijos que tiene, ha escrito un libro que se llama Más fuerte que el odio, el cual yo no he leído, de momento, pero seguro que es de los que dejan huella. También ha creado una asociación sin ánimo de lucro que se llama Altruiste, donde cuida a niños maltratados y abandonados.

Al hilo de lo que comenzaba escribiendo en este post, no sé, quizá tenga idolatrado al sufrimiento, sin embargo, os lo digo con el corazón, muchísimas de las personas con las que me he ido encontrando (por suerte) a lo largo de mi vida, tanto en el ámbito personal como en el profesional (éste último no lo entiendo mucho, porque para mí, forma parte del primero), son personas geniales, maravillosas, que cuando miran atrás, pasan sin detenerse, más bien rápidamente, porque han sufrido, y a pesar de que las heridas están curadas, si se hurga mucho, quizá corran el peligro de abrirse de nuevo. A mí la menos me pasa eso, con lo que respecta a mi dolor, puedo hablarlo, pero no veo necesario bucear en él.

Con lo que me quedo del dolor, es que a largo plazo, por supuesto, nos puede llevar a ser mejores personas, seres más humanos, más empáticos.

Para mí, el dolor une. La alegría también, por supuesto, sin embargo, el dolor, es algo más profundo.

Conclusión, soy fan de los cambios que vienen a consecuencia del dolor.

Muchas gracias por leerme, un fuerte abrazo.

Ana

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s