Reflexiones de fin de año

Por: Miriam Rojas

Las organizaciones tienen un proceso dinámico permanente al igual que las personas que la componen. Llega el final de año,  esto no debe implicar para la empresa solamente un cierre de ejercicio o etapa. Igual para la gente, no sólo es el tiempo de fiestas y vacaciones.

¿Cómo optimizar esta instancia para reforzar aspectos críticos de la vida organizacional y sus colaboradores?

Esta época es una oportunidad para hacerla distintiva a través de la utilización enriquecedora de la comunicación.  Y especialmente en contextos de cambio e incertidumbre, la comunicación debe reforzarse como parte de esa dinámica y continuidad que se espera para un mejor futuro, como anhelo sano y sentido de oportunidad.

Es momento para renovar los vínculos de confianza, anunciar nuevos proyectos y valorar lo construido. Brindar y festejar debe ser un acto organizacional pleno, como parte de la cultura, jamás como un agregado obligatorio de épocas para saludar por una cuestión de tradición o simple compromiso. Sí implica verdaderamente estimular, con la posibilidad de un reconocimiento por los logros, que se aliente de manera auténtica como aliciente moral que las personas necesitan y  esperan…

hablando

Es propicio utilizar las mejores herramientas comunicacionales que se disponga, o inventar nuevas, entre ellas:

– Las conversaciones con superiores en reuniones especiales de cierre de año.

– Encuentros  formales  e informales entre pares.

– Utilización de las redes sociales de la organización para ser acorde a la ocasión, generando los mensajes fuerza, posibilidades de juegos y de participación.

– Mensaje organizacional que resalte los valores de la cultura que en un momento de sensibilidad, es pertinente recordar. Hacer “pausa”, más allá de la prisa que el día a día suele imponer.

– Anuncios que estimulen o calmen en relación al futuro que parece, con más énfasis, hacerse anticipar con incertidumbre en estas semanas del año.

– Cerrar las gestiones del desempeño con el tiempo necesario, para la devolución y encuentro que sean adecuados,  para convertir a la herramienta de la evaluación en un pivote de la gestión de las personas como proceso y no como trámite formal.

– Entrega de incentivos económicos y otros que estimulen ritos, aspectos emblemáticos de las organizaciones como un forma de reconocer lo que es importante y no negociable.

– Reuniones para brindis o festejos, despedidas y bienvenidas. Es una época social que la empresa debe dignificar y dar brillo, de manera simple o sofisticada, pero sin perder en significado.

En definitiva, jerarquizar y dar espacio a la comunicación y el encuentro,  que recuerde dónde estamos y quiénes somos, hacia dónde vamos y qué deseamos lograr. Reafirmando el liderazgo organizacional  por medio de sus principales referentes.  Es un tiempo para distinguir a la gestión de las personas dando testimonio con un brote de coherencia sobe el valor que significa la gente para la organización y  generar expectativas hacia el nuevo año con sentido realista pero positivo. Afianzar la cultura para potenciar valores y su representación genuina en comportamientos que propicien bienestar pensando en los resultados.

Es parte de la Gestión de Recursos Humanos lograr intervenciones efectivas para vivir estas épocas a pleno, aprovechando este tiempo con calidad, sentido y contenido comunicacional centrado en las personas.


One thought on “Reflexiones de fin de año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s