Innovar y no fracasar en el intento

Por Alfredo Guillermo DELLA PUPPA

Van pasando los tiempos, y en loca carrera por sobrevivir hoy: hay que planificar la esperanza.

Las compañías en muchos casos planifican lanzar con éxito un nuevo producto y para ello desarrollan nuevos procesos orientados a organizar y dirigir los recursos disponibles, tanto humanos como técnicos y económicos, para aumentar la creación de nuevos conocimientos y, así, generar ideas que permitan obtener nuevos productos, rediseñando procesos con el objetivo de mejorar los existentes, y transfiriendo esas mismas ideas a las fases de fabricación y comercialización o viceversa.

Plantean que para seguir siendo eficientes y consolidar su competitividad, tras la búsqueda de superarse día a día, intentarán crear para su cartera de productos, uno nuevo que refuerce el “corazón del negocio” esperando una perfecta receptividad en el mercado.

Innovar consiste en aportar algo nuevo y aún desconocido en un determinado contexto. Viendo lo que todo el mundo ve, leyendo lo que todo el mundo lee, oyendo lo que todo el mundo oye, innovar es realizar lo que nadie ha imaginado, todavía.

Este proceso implica para dentro de la compañía una tracción, la que debe manejarse con mucho cuidado, ir encolumnándola tras los líderes que se arriesgan con un sueño a cambiar la realidad, y sumando seguidores que deben descubrir el sentido de la nueva propuesta, para apoyarla y estar convencidos de su destino. Todo esto precedido por la decisión de la conducción de emprender este nuevo camino.

Hoy se necesitan personas que piensen diferente, con más imaginación, agilidad y capacidad de transformación, sin ellas llevar adelante un proceso como el de innovar puede ser bastante complejo. Ya que las organizaciones de hoy que están integradas por varios individuos, el efecto multiplicador de la resistencia individual al cambio, hace que la habilidad de una organización para cambiar, sea más lenta y más difícil de lograr que la de un individuo. Toda buena gestión de la innovación debe contener una serie de funciones básicas que aseguren, de un determinado modo resultados positivos en el esfuerzo por una innovación potente y sólida. Y deberás plantar, y ver así la flor nacer.

Para obtener éxito en un proceso de innovación, es necesario:

1. Involucramiento de todas las partes de la compañía afectadas, en el desarrollo del nuevo producto o servicio.

2. Disponibilidad concreta en el entorno de los recursos humanos, técnicos y económicos para el desarrollo de dicho producto.

3. Realización de pruebas o testeos de mercado previas al lanzamiento del producto en cuestión.

Parecen ser simples apuntes pero lo real, es que muchas veces el proceso de creación de lo nuevo, va disociado de la base concreta para el diseño y ejecución de un plan de mejoras.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s