Organizaciones Saludables

Por: Fabrizzio Ponce

Otras veces he comentado que soy atleta. Más allá de buscar un primer lugar, un trofeo o un lugar en el podio de un evento deportivo (que ya lo he logrado un par de veces), mi mayor interés con hacer deporte es tener una vida saludable que me permita vivir muchos años y llegar a viejo. No todo depende de mi, pero en lo que a mi concierne, esa es la idea.

Eliyahu M. Goldratt y Jeff Cox, en su novela ‘La Meta’, nos abrieron los ojos a que la meta última de una organización es producir dinero. Puede leerse chocante pero la realidad es que, sin dinero, se acaba el negocio. Pero para lograr llegar a la meta, al podio, a recoger el trofeo de las utilidades y la supervivencia a largo plazo, las organizaciones deben estar saludables.

Patrick Lencioni, conferencista, empresario y escritor sobre temas de administración y gestión de equipos de trabajo, nos regala cuatro disciplinas para lograr la buena salud en nuestras organizaciones:

  • Armar un equipo de liderazgo que esté unido: Maquiavelo, Julio César y Napoleón estaban en lo correcto cuando decían que si dividís, vencerás. La unidad es fundamental en cualquier circunstancia de la vida, en especial cuando se asumen riesgos como parte del equipo de liderazgo. No todas las decisiones serán populares, pero el equipo debe estar unido mirando hacia el objetivo.
  • Estar alineados intelectualmente: Mucho se ha escrito sobre visión, misión y valores. Lejos de ser un bonito adorno en las paredes de la organización, todos sus colaboradores deben estar alineados a esos estatutos, conduciendo cada acción por ese sendero y en todo momento manteniéndose coherente con lo que se dice y se hace. Desde el piso de más arriba hasta el colaborador ‘más humilde’, todos deben estar conscientes de que están en el mismo barco y hay que llevarlo a buen puerto.
  • Comunicar constantemente: Lencioni comentaba que la mejor forma de darse cuenta si se está comunicando de forma correcta es cuando el líder no está presente y sus colaboradores son capaces de reproducir sus pensamientos y acciones casi a la perfección. Si no lo estamos logrando, es momento de empezar a comunicarse mejor.
  • Establecer sistemas humanos: Por temas de costos, modernidad, tecnología, etc., actualmente la tendencia es a automatizar procesos y sistemas. Sin embargo, hay varios que no se pueden dejar en manos de la tecnología. Siempre necesitaremos la empatía, la consideración, el tacto humano cuando se trate de motivar, de dar una mala noticia, de saludar.

Por cierto, lo que Lencioni comentó son cuatro disciplinas. Hablamos de actitudes y motivaciones que hay que tomar a diario para tener éxito. No se construyen por si solas, ¡así que manos a la obra!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s