Urgente o Importante ¿Qué es lo primero?

Por: Isabel Loureiro

Es una pregunta que se te puede hacer en una entrevista de trabajo, de tal manera que la empresa quiere saber si lo sabes diferenciar o no.

Habitualmente en la empresa se mide la productividad en relación a tiempo y costes, pero para eso necesitamos ordenar las tareas a realizar en nuestro puesto de trabajo.
Empezamos por definir los conceptos. Así una tarea es urgente porque está asociada al tiempo, por eso la urgencia aumenta a medida que se acerca la fecha de finalización. Nos obliga a ejecutarla de manera inmediata. Ponen a prueba nuestra capacidad de resolución. La ventaja es que nos hacen “reaccionar” porque hay una fecha de fin. Sin embargo, sentimos presión y son visibles (si no las hacemos, se nota). En resumen, son necesarias, pero no importantes para el desarrollo de mi trabajo, ya que no aportan nada.

Pero, la verdad, es que nos volcamos en hacerlas, básicamente porque son: sencillas, estamos habituados a hacerlas, son rutinarias, incluso se pueden programar, no me dan miedo y me divierten.

Además, las clasificamos del siguiente modo: Si tengo varias tareas urgentes, la más urgente es la que tenga la fecha límite más próxima. Si tienen la misma fecha, la que más tiempo nos lleve. Pero si se cambia la fecha límite, ya no es urgente.

Mientras que una tarea es importante en relación a las consecuencias que tiene no realizarlas. Entonces la importancia y sus consecuencias son directamente proporcionales. A mayor consecuencia, mayor importancia. Las consecuencias tienen una característica penalizadora, ya que si no la realizo, la sanción puede ser leve, grave o muy grave para mí. Ya que estas tareas son las que hacen que se cumpla el objetivo final de la empresa. En consecuencia, ponen a prueba nuestra capacidad de resolución a los problemas que nos enfrentamos en el puesto de trabajo día a día.

También a las tareas importantes tienen su clasificación en función del nivel de las consecuencias. Si las tareas tienen las mismas consecuencias, son de igual importancia. La diferencia está en el grado de sanción. Si las consecuencias de no hacerlo son graves, es muy importante. Sin embargo, si las consecuencias son menores, el nivel de importancia baja. Y como ocurre en las urgentes, si cambia las consecuencias, también cambia la importancia.

Ya hemos concretado que es urgente y que es importante. La pregunta es ¿cómo diferencio la urgencia de la importancia? No es una u otra. No son excluyentes. La tarea puede ser importante y urgente. En una empresa lo normal es que “lo urgente sea lo importante”. Si analizamos la frase, sabemos que lo urgente no tiene porque ser lo importante, ya que está en función de que la tarea sea relevante para nuestro trabajo, y para lo que se marque la empresa. Desde mi experiencia eres tú quien las ordena cuando las planificas. Es la mejor manera. Y lo harás en función de tu información del puesto, del trabajo y de la empresa.

Seguimos como empezamos. Vamos a una entrevista de trabajo y nos preguntan ¿tú cómo separas lo urgente de lo importante? Bien, seguimos analizando….

Lo normal es que es trabajo del día a día se nos eche encima, estando en un continuo estrés, haciendo las tareas sin pensar. Y ahí está el problema: pensamos en hacer lo urgente y no lo importante. Pero ¿es así realmente? Tenemos que hacer las tareas más importantes y así tendremos menos tareas urgentes que nos retrasen en nuestro trabajo.

Lo que tenemos que tener claro que si no ordenamos las tareas nos dedicamos a hacerlas las urgentes, dejando las importantes para otro momento (o simplemente no haciéndolas), con lo que no se ha realizado algo relevante que me va a ayudar a obtener mis objetivos laborales.

Entonces, ¿cómo contesto a la pregunta? Desde mi punto de vista, y a estas alturas del artículo, la respuesta tiene que ir en “realizar una planificación y organización de las tareas para así poder optimizar mi trabajo y obtener los objetivos marcados”.

La verdad es que no hay tareas urgentes ni tareas importantes. Lo que tiene que haber es un equilibrio entre las dos, junto con una planificación y organización.

¿Ya sabes que cómo vas a responder a la pregunta? Espero que lo que hoy hablamos os sirva.

Desearos unas felices vacaciones de Semana Santa.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s