La capacidad de Aprender a nivel laboral

Por: Cristina Sanz

Ser conscientes de cuáles son nuestras mejores formas de aprender y su aplicación hace que estemos más motivados, tengamos más autocontrol, seamos más resolutivos y en consecuencia mucho mas empleables.
La semana pasada hablábamos de la importancia de aprender a aprender como mecanismo de ayuda para poder enfrentarnos a la multitud de nuevas situaciones que se nos presentan de forma diaria y poder resolverlas exitosamente.

La vida actual nos obliga a estar adquiriendo permanentemente nuevos aprendizajes. Por ello es importante contar con los mecanismos que nos los faciliten pero dado que cada persona tiene su propia forma de aprender, lo primero de todo será necesario hacer un ejercicio de autoconocimiento para reflexionar y hacernos conscientes de cuáles son nuestras formas de aprendizaje, para utilizarlas de forma correcta y de este modo hacerse más autónomo en la vida.

Pero esta competencia que debemos adquirir desde nuestra tierna infancia, puede ser también de gran ayuda cuando se trata de nuestra vida laboral o profesional. Si tenemos en cuenta que hoy en día la capacidad de adaptabilidad es imprescindible para poder responder a las permanentes exigencias de innovación de las empresas para sobrevivir en un mundo cada vez más globalizado y esto se traduce en continuos nuevos aprendizajes.

Por tanto, el personal encargado de la selección de un trabajador deberá tener en cuenta no solo el aprendizaje que posee hoy (conocimientos, habilidades, actitudes) sino que deberá ser capaz de visualizar su capacidad para adquirir nuevos aprendizajes de una forma rápida y versátil de acuerdo con las necesidades de la empresa de cada momento.

Las empresas deben invertir grandes cantidades en formar a sus trabajadores y por tanto deben asegurarse de que esas inversiones se verán rentabilizadas con la adquisición adecuada de los conocimientos dirigidos a enfrentar y adaptarse a escenarios cambiantes y tan competitivos.

Pero sabiendo que los esfuerzos para adquirir nuevos aprendizajes solo darán sus mejores frutos cuando el individuo tenga la voluntad y motivación suficiente para querer sumergirse en un proceso de constante mejora de su perfil profesional y personal aqui es donde cobra relevancia que el individuo sea consciente de esta capacidad.

Uno de los motivos por los que algunas personas tienen dificultades para entrar al mercado laboral es por su falta de experiencia o su falta de actualización en los conocimientos que algunos puestos de trabajo vienen demandando. Por lo que cada día se hace más necesario, la concienciación para cualquier trabajador si quiere conservar su calidad de empleable de la necesidad de una constante actualización en todos aquellos conocimientos que son necesarios para el correcto desempeño de su puesto laboral.

La realidad que vivimos crea la exigencia de ser siempre competente, de mantenerse al día, tanto en los conocimientos teóricos como en habilidades prácticas ya que esto influirá en un mayor rendimiento en nuestro puesto de trabajo además de una mayor satisfacción personal al conseguir más fácilmente hacer bien nuestras tareas.

Tener la capacidad de saber aprender a aprender nos permite ser protagonistas del desarrollo de nuestros conocimientos, habilidades y actitudes y tomar las riendas de nuestra carrera profesional, así como ser más autónomos a la hora de tomar decisiones relativas a nuestro trabajo.

Tener la motivación suficiente para conseguir nuestro progreso personal y nuestros logros es realmente efectivo cuando somos conscientes y asimilamos adecuadamente como aprendemos salvando las resistencias internas y las barreras externas.

Nuestra motivación para aprender comprende cuatro aptitudes:

Compromiso. Identificarse con los objetivos del equipo o de la empresa. Muestra el interés de la persona por buscar y querer aprender los conocimientos, habilidades o destrezas que le permitan cumplir los objetivos planteados de acuerdo a las condiciones exigidas.
Iniciativa. Recoge la disposición para aprovechar todas las oportunidades de acceso a nuevos aprendizajes, tanto en tu quehacer diario, como en la búsqueda intencional de ellas. Esto significa vencer la inercia y la resistencia que nos impide organizar bien nuestro tiempo para generar una disciplina y un habito de aprendizaje diario.
Optimismo. Se refiere a la perseverancia en conseguir la meta a pesar de las dificultades, problemas y obstáculos que se presenten en el camino.
Afán de triunfo: Es el interés que nos orienta a mejorar y a responder frente a nuestro propio desarrollo personal y profesional. Afán de mejora, nuestra búsqueda de la excelencia. Se relaciona con la necesidad de identificar nuestras limitaciones y debilidades para superarlas buscando la posibilidad de ahondar en la actualización de nuestros conocimientos aplicando con insistencia todo lo aprendido a nuevas exigencias o requerimientos.
En resumen, adquirir la competencia de aprender a aprender contribuye significativamente a aumentar nuestras posibilidades de éxito para entrar en el mercado laboral, mantener nuestro puesto de trabajo o redireccionar nuestra trayectoria profesional. Además de ser un plus y una forma de diferenciarnos esencial.

No dejes de buscar la manera de hacerte consciente de cuál es tu mejor método de aprendizaje para sacarle todo el rendimiento y aprovecharlo tanto en tu vida personal como profesional.

Muchas gracias por leerme.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s