Formación versus Auto aprendizaje

Por: Cristina Sanz

Cuando hablamos de aprendizaje nos referimos a la capacidad que tiene el ser humano para adquirir nuevos conocimientos y dejarlos registrados en su memoria para después poder aprovecharlos en su experiencia vital.
Una de las herramientas más potentes con las que contamos para enfrentar la época de cambios tan fuertes que vivimos, en que tanto conceptos, como productos y servicios están en continua modificación y mejora debido a los constantes procesos de innovación y lucha por ser competitivos en que se ven inmersos, es el aprendizaje.

Conocer las diferentes opciones de aprendizaje y los itinerarios existentes resulta clave para que puedan organizar y orientar la experiencia de aprendizaje rentabilizando tiempo y esfuerzos.

Existen dos formas principales de aprendizaje:

Formación: donde se nos comunica que información debemos adquirir y se nos evalúa en torno al procesamiento de dicha información, asintiendo de ante mano a que toda la información recogida es de importancia.

Últimamente, está adquiriendo mucha relevancia la necesidad que tenemos de formarnos a lo largo de la vida con el nacimiento del concepto de Life Long Learning que según la Unión Europea incluye todas aquellas actividades de aprendizaje formal o informal, desarrolladas con el propósito de aprender y realizadas de forma continua, con el objetivo de mejorar los conocimientos, las habilidades y las competencias.

Auto aprendizaje: Consiste en aprender mediante la búsqueda individual de la información que necesitamos y la realización de nuestras propias pruebas, ejercicios o experimentos. A una persona que aprende por sí misma la llamamos autodidacta.

El auto aprendizaje forma parte del instinto del ser humano, este se empieza a desarrollar desde la infancia a través de sus primeros juegos. Tiene la función principal de descubrir y fomentar el descubrimiento de nuevas habilidades o mejorar las que ya se tienen.

Ventajas que podemos encontrar en la educación autodidacta:

Una persona que aprende por sí sola demuestra capacidad de esfuerzo, sacrificio y organización, dado que estudia algo por iniciativa propia, sin estar obligado, y con continuidad.
2. Mayor rapidez en el aprendizaje. puedes aprender más deprisa que utilizando los métodos tradicionales ya que tú decides los contenidos y organizas tu tiempo y ritmo.

3. Menos gastos ya que podemos conseguir recursos sin apenas costes, ya sean libros prestados, páginas de internet, etc.

4. Aprendes únicamente lo que necesitas. Puedes discriminar la información concentrándote únicamente en lo que necesitarás. Cuando estudias una carrera por ejemplo, siempre encuentras ciertas materias que son más inútiles y difíciles de ser aplicables en tu vida profesional futura.

5. Aumentas la confianza en ti mismo. Adquirir estos nuevos conocimientos promueve la autosuficiencia y el hecho de que no necesitas la aprobación de los demás para realizar las cosas. El llegar a ser un experto en algo sin una educación formal siempre ha sido una forma de excelencia que aumenta enormemente la autoestima. No todo el mundo se atreve con ello.

6. Recorres el camino sin prejuicios. A veces los profesores pueden transmitir algunos prejuicios pero cuando eres autodidacta no ocurre esto ya que los libros y programas son más profesionales, los límites los impones tu mismo.

7. Aprendizaje a tu medida y a tu gusto. De nada sirve el método más completo si su metodología no te inspira a seguirlo, los buenos programas y libros logran alcanzar una capacidad para recordar y reconocer la información en el menor tiempo posible.

8. Desarrollas autoexigencia y disciplina. En la formación dependemos de docentes y maestros que hagan ese trabajo por nosotros, y estas habilidades son necesarias en todas las áreas de la vida y una buena forma de desarrollarlas es siendo autodidacta.

9. Desarrollas tu automotivación. Requieres de motivación para continuar el camino de los autodidactas y con frecuencia el único motivador disponible serás tú mismo, la cuestión aquí es sencilla: auto motivarte o abandonar.

10. Avanzas a tu propio paso y puedes estar más actualizado. Quizás desees empezar con ciertos temas en lugar de por el principio, dedicar más tiempo a lo difícil y menos a lo sencillo, la flexibilidad que te ofrece el ser autodidacta es única. Además puedes acceder a las últimas publicaciones para ser el primero en conocer lo último. Mientras que la posibilidad de poder acceder a esas actualizaciones a través de formación llevara más tiempo.

Desde mi punto de vista, a nivel profesional, hay ciertas materias en las que todos deberíamos ser autodidactas permanentes, una de ellas son los idiomas y otra estar al día en todas las novedades en legislación y normas tanto a nivel laboral, contable, fiscal, vial que de un modo u otro nos puedan afectar.

Y tú, ¿eres autodidacta en alguna disciplina? No dejes de contármelo.

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s