Logotipos, Producto, Empresas y Personas

Por: La Nueva Ruta del Empleo

Hace algunos años un buen logotipo desarrollaba la imagen de la empresa pero generalmente se quedaba en eso, en un buen logotipo.

Actualmente un logotipo ha de transmitir emociones y crear una historia que compremos al visualizarlo. El carácter plano ha desaparecido y ahora debemos ofrecer un aspecto tridimensional del mismo en el que podamos introducirnos y saborear su producto. Quizás uno de los aspectos clave fue el famoso logo de Starbucks que además de logo, nos presentaba como mensaje subliminal, el que al tomar uno de sus productos nos hacía imaginarnos o situarnos en el salón de casa.

Antes el producto era lo principal y todo pivotaba alrededor suyo, dando menos valor a las personas o a la marca en si. Se dejaba de lado el mensaje de marketing que quisiéramos transmitir y simplemente empresas globales o dedicadas a los medios de comunicación, turismo u otros intentaban desarrollar su imagen. Las empresas, por tanto, simplemente invertían en el logo como un simple medio de comunicar el nombre de la empresa y no se enfatizaba nada de la cultura o valores que dicho logotipo pretendía transmitir.

Con la aparición de la era digital, la multiplicación de la demanda por millones la oferta ha tenido que reconvertirse y por fin se ha dado cuenta que la imagen ya no es un tema menor. El cómo nos vean es ya un hecho necesario a desarrollar, pensar y adaptar al mercado, ya que nuestra filosofía de empresa va en ello.

Quizás parece un poco raro que un garaje o una empresa de ferrallas, pueda desarrollar su propio marketing, pero si esta piensa en ganar mercado, verá que tiene más cosas que ganar implementado dicha acción y muchas cosas que decir, en esa primera visión que ofrece y recibe el mercado. Esa primera visión puede constituirse en una ventaja competitiva frente a otros.

imagen-de-marcaSucede lo mismo con la persona. Su única tarjeta de visita podía ser su CV pero ahora las posibilidades se han multiplicado y podemos crear cientos de identidades digitales identificando nuestra profesionalidad o nuestra persona con cientos de elementos marketinianos. Con lo cual es lógicamente una ventaja que bien implementada nos hace ganar en la imagen que queramos propagar.

La disyuntiva aparece cuando, como el caso del huevo y la gallina, debemos responder a ¿qué es lo primero nuestra imagen o nuestro producto?

Un buen logo no presupone la excelencia del producto al igual que un mal CV redactado no presupone la inutilidad del ofertante. En ambos casos lo que si debemos hacer es rascar un poco para así hacernos un juicio de valor lo más exacto. Es decir, no por tener miles de seguidores eres el rey de las redes o de la profesión que sea y no por tener un logotipo del cuaternario tu empresa es sinónimo de esa percepción.

Por lo tanto en la actualidad, logo y producto, pertenecen a una misma ecuación. Ambos guardan relación entre lo que queremos comunicar y el valor en si del producto, como diferenciación del resto. De su correcta ecuación y solución, obtendremos parte de los objetivos propuestos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s