Los 6 sombreros para pensar

Por: Cristina de Alba

 

Ante los problemas, ¡cambia tu estilo de pensamiento!

Edward de Bono propuso un modelo para “aprender a pensar” de manera explícita e intencionalmente: los seis sombreros de pensar. Esta metodología consiste en identificar distintas formas de pensar con sombreros de colores.

Los sombreros para pensar fueron creados para ilustrar los diferentes estilos de pensamiento que empleamos al resolver los problemas.

El propósito de los seis sombreros para pensar es “desenredar” el pensamiento. En lugar de utilizar varias formas de pensar al mismo tiempo, puedes ir “cambiando de sombrero” y viendo las diferentes alternativas. Este método consigue sacar al pensamiento del estilo habitual y generar nuevas soluciones.

Pensar como si…

El autor propone representar un papel para pensar de una determinada manera. Como si al ponerte un sombrero concreto dejaras de ser cómo eres y empezaras a pensar cómo el sombrero quiere que pienses. De esta manera, protegemos nuestro ego ante nuestras posibles auto-restricciones (“pensar así sería una tontería”, “estas ideas no tienen sentido”, etc.).

En palabras del propio autor “los sombreros nos permiten pensar y decir cosas que de otro modo no podríamos pensar ni decir sin arriesgar el ego”.

Seis sombreros, seis colores

Cada uno de los seis sombreros para pensar tiene un color: blanco, rojo, negro, amarillo, verde, azul.

Sombrero blanco:

Nos pondremos este sombrero para pensar de manera más objetiva y neutral posible. El sombrero blanco se ocupa de hechos objetivos y de cifras concretas, sin interpretaciones subjetivas ni opiniones personales.

Sombrero rojo:

Nos pondremos este sombrero para expresar nuestros sentimientos, sin juzgarlos. El sombrero rojo aporta el punto de vista emocional. Se trata de expresar presentimientos, intuiciones o impresiones. No necesita dar razones o fundamentos.

Sombrero negro:

Nos pondremos este sombrero para ser críticos de una manera negativa y pensar por qué algo no podría salir bien o no se puede realizar. Es el punto de punto de vista pesimista. Cuando te pones el sombrero negro identificas lo que está mal, lo incorrecto y erróneo. Señalas los riesgos y peligros.

Sombrero amarillo:

Este sombrero es el contrario al negro. Con él, con este se intenta buscar los aspectos positivos, se piensa de manera muy optimista y esperanzadora. Nos permite “pensar en positivo”. Al ponerte el sombrero amarillo, se explora en busca de valor y beneficio de las cosas. Nos permite divagar hasta los sueños, visiones y esperanzas.

Sombrero verde:

Al ponernos este sombrero, abriremos nuevas e ingeniosas posibilidades. Está relacionado con la creatividad y las ideas nuevas. Este sombrero permite ir más allá de lo conocido, lo obvio y lo satisfactorio. Permite buscar alternativas novedosas.

Sombrero azul:

Este sombrero se ocupa del control y la organización del proceso del pensamiento. El pensador de sombrero azul es el “director de orquesta”, quien propone el uso de los demás sombreros, define los temas hacia los que se dirige el pensamiento y establece el foco.

Reuniones de trabajo

En las empresas, puede ser de gran utilidad aplicar este método, asignando a cada asistente a una reunión un estilo de pensamiento (un sombrero para pensar). Asignando “roles de pensamiento”, se pueden evitar discusiones y razonamientos sin rumbo. Cada “pensador” representa su papel y no se estanca en un modo único de pensar (generalmente el negro).

Las ventajas de esta técnica son:

  • Ahorro de tiempo y reuniones más productivas.
  • Menos conflictos (se apartan los egos que estorban a los objetivos).
  • Mejora del contexto para tomar mejores decisiones (este método permite ver una situación desde todas las perspectivas).
  • Más creatividad e innovación.

En resumen, la técnica de los seis sombreros nos permite resolver problemas de manera más eficaz. Ya no se trata de defender o atacar una idea. Se trata de visualizar la situación desde todas las perspectivas posibles (blanco, rojo, negro, amarillo, verde y azul) y generar soluciones. Cuanto más utilices los sombreros, más fácil te será integrar las diferentes formas de pensar en tu vida cotidiana.

Ante los problemas, cambia tu forma de pensar, ¡cambia de sombrero!

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s