Liderazgo Inspiracional

Por: Héctor Trinidad Quijada

“Si le das a cada persona TODO lo que necesita, te lo devolverá multiplicado por 1000”

En la empresa en la que trabajaba allá por el año 2006 yo tenía cierta fama de manejar bien a las personas a mi cargo, lo cual me hacía sentir orgulloso, aunque realmente yo no hacía grandes esfuerzos en ese sentido, sino que adaptaba al ámbito laboral la que era mi filosofía de vida: “Si le das a cada persona TODO lo que necesita, te lo devolverá multiplicado por 1000”.

Recibí una llamada de mi Gestor de Recursos Humanos (ahora llamado HRBP), quien me dijo que iban a enviar a mi oficina un chico bastante problemático, que no había encajado en varias oficinas en las que había trabajado y que habían estado debatiendo si “desvincularle” de la organización o darle una última oportunidad… Afortunadamente se optó por esta segunda opción.

Y así fue, el chico vino a nuestra oficina y lo primero que hicimos fue tener una entrevista en la que, entre otras cosas, le pregunté por los problemas que supuestamente había tenido. No hizo falta investigar mucho para darme cuenta que, realmente, lo único que le pasaba es que no había tenido alguien que le guiara, alguien que le dijera qué era lo que debía hacer y por qué, alguien que le hiciera feliz… Alguien que, en definitiva hiciera que se enamorara de lo que hacía.

En esta conversación le dije que no se preocupara, que las cosas iban a ser distintas a partir de ahora, que SIEMPRE iba a estar a su disposición para TODO lo que necesitara, que me exprimiera lo MÁXIMO que pudiera y que no tuviera miedo a ARRIESGARSE y EQUIVOCARSE. Por último le aseguré que, si confiaba en nuestro equipo y en nuestra manera de hacer las cosas, iba a trabajar menos, se lo iba a pasar mejor, iba a ser más feliz, iba a aprender más y, por consiguiente, iba a conseguir mejores resultados, por supuesto ganando más dinero, gracias al componente variable de su retribución.

Como os digo, afortunadamente, él compró mi discurso, las cosas empezaron a mejorar y ese chico “problemático”, diez años después, sigue en la misma organización desarrollando su exitosa carrera, lo cual me hace sentir tremendamente orgulloso.

Al principio os dije que, si en esos momentos me hubierais preguntado qué habíamos hecho de especial para “transformar” a ese chico, os habría contestado que nada, que simplemente somos así, que es nuestra manera de entender la vida.

Pero, diez años después y gracias a analizar esta y muchas más experiencias de mucha gente en muchas organizaciones de todos los tamaños y sectores, diseñamos en NASH nuestro modelo de LIDERAZGO, al cual le llamamos “Liderazgo Inspirador”.

Este modelo se basa en 2 elementos principales, el LÍDER y el COLABORADOR, y en una herramienta imprescindible, la COMUNICACIÓN.La característica principal de nuestro modelo es que el LÍDER es el responsable TOTAL del COLABORADOR, y su ÉXITO va a depender del IMPACTO que tenga en este último.

Hablamos de IMPACTO pero…¿qué significa exactamente?

Nuestro LÍDER INSPIRADOR debe conseguir 4 aspectos fundamentales: Guiar, Desarrollar, Potenciar y Transformar al COLABORADOR…veámoslo con un poco más de detalle:

1) Guiar –

El LÍDER debe ser en todo momento una referencia para el COLABORADOR, es el responsable de llevarle por el camino correcto, de GUIARLE hacia el ÉXITO.

2) Desarrollar –

El LÍDER es el responsable del DESARROLLO profesional del COLABORADOR, de proporcionarle todas las herramientas necesarias para que adquiera los conocimientos, las habilidades y competencias para un desempeño óptimo en términos de APTITUD.

3) Potenciar –

El LÍDER debe saber “leer” a su colaborador, entender cuáles son sus puntos fuertes y POTENCIARLOS, darle confianza y hacer que tenga un crecimiento personal y profesional constantes.

4) Transformar –

En definitiva, el LÍDER debe conseguir una TRANSFORMACIÓN de su colaborador. Fijaos, hay muchos excelentes profesionales que no encajan en nuevo puesto, simplemente porque no han conseguido TRNSFORMARSE, es decir, adaptar toda su EXCELENCIA a lo que el nuevo puesto requiere. Esto lo debe conseguir nuestro LÍDER TRANSFORMACIONAL.

En este punto, más de uno os estaréis preguntando, ¿pero entonces todo el esfuerzo lo debe hacer el LÍDER?¿El COLABORADOR no va a hacer nada? Tranquilos, como os dije al principio, nuestra filosofía era “Dale a cada persona TODO lo que necesita, y te lo devolverá multiplicado por 1000”, por lo que…efectivamente, el LÍDER debe hacer un gran esfuerzo inicial, los resultados vendrán después.

Vale, estamos dispuestos a hacer el esfuerzo, pero…¿cómo?

Porque es muy fácil decir que el LÍDER debe Guiar, Desarrollar, Potenciar y Transformar…pero parece complicadísimo, ¿no?

Pues no lo es si utilizamos la herramienta imprescindible que os comenté: COMUNICACIÓN.

Nuevamente me podéis decir que eso de COMUNCIACIÓN es muy genérico, y tenéis razón, vamos a concretar.

Nuestra COMUNICACIÓN se debe apoyar en 4 pilares fundamentales: Empatía, Motivación, Visión y Feed-Back, vamos a verlo en detalle.

1) Empatía –

El LÍDER debe hacer un gran esfuerzo por entender a su COLABORADOR, pero a entenderle de verdad: cómo piensa, cómo siente, qué le gusta, qué vida tiene, cuáles son sus inquietudes…y esto, ¿para hacernos su amigo?
NO, esto para conocer sus MOTIVACIONES, entendiendo MOTIVACIONES como lo que mueve a alguien a hacer las cosas.
Los expertos de Marketing dirían que deben conocer a su cliente objetivo para entender “Qué le lleva a comprar nuestro producto”, pues nuestro LÍDER debe hacer lo mismo, entender “qué hace que el COLABORADOR compre nuestra idea”.

2) Motivación –

Una vez que ENTENDEMOS de verdad a nuestro COLABORADOR, debemos MOTIVARLE, es decir venderle muy bien cuál va a ser SU (el suyo sí, no el nuestro) BENEFICIO (tened en cuenta que si no tenemos EMPATÍA asumiremos que su beneficio es el mismo que el nuestro y nos equivocaremos. Por ejemplo, a lo mejor a nosotros nos mueve el dinero, y a él le mueve la seguridad, NUNCA nos comprará ideas por DINERO, pero SIEMPRE por SEGURIDAD).
Aquí habrá críticos que digan…pero cada uno es responsable de su propia MOTIVACIÓN, o como diría alguien muy cercano a mí: MOTIVADO hay que venir de casa.
Nosotros pensamos que nuestro LÍDER es el total responsable de la MOTIVACIÓN de su COLABORADOR.

3) Visión –

A todos nos gusta saber para qué hacemos las cosas, cual es nuestro destino, a donde vamos a llegar.
Nuevamente nuestro LÍDER es absolutamente responsable de transmitir la VISIÓN de lo que estamos haciendo a nuestro COLABORADOR.
Cuando hablamos de VISIÓN nos referimos a que el colaborador debe saber exactamente y en todo momento “para qué hace lo que hace”, cuál es el fin último de su trabajo, debe saber que hay un fin más importante que el trabajo en sí mismo.
Por poner un ejemplo, un equipo que trabaja en la construcción de un satélite, la VISIÓN debe ser el efecto que su trabajo va a tener en millones de personas, cómo cambiará sus vidas, cómo eso ayudará al progreso de la humanidad, en definitiva cuales serán las consecuencias últimas de todo su esfuerzo.
En todo trabajo debe haber una VISIÓN que transcienda de los intereses personales (eso era la MOTIVACIÓN), y el LÍDER debe ser nuevamente el responsable de transmitirla a su COLABORADOR.

4) Feed-Back –

Y aquí vamos a hacer un especial énfasis. El feed-back debe ser continuo, nuestro LÍDER debe retroalimentar constantemente a su COLABORADOR, pero de una manera dinámica, constructiva y positiva, debe continuamente hacer valoraciones positivas de su trabajo, felicitarle por todo lo que hace bien y, por supuesto, corregir las desviaciones del COMPORTAMIENTO deseado.
Y aquí me podeis decir, pero…¿para qué el feed-back positivo?¿Si está haciendo lo que debe por qué decírselo?¿No puede ser que de tanto decirle lo bueno que es se relaje y pierda intensidad?
Pues…al revés, cuanto más le digamos que hace las cosas bien, que ese es el camino, le recordemos la VISIÓN y sigamos MOTIVÁNDOLE, más confianza tendrá en sí mismo, más independencia y más autosuficiencia, potenciaremos más sus habilidades y, lo que es más importante, el día que haya que corregir algún comportamiento, tendremos muchísimo más impacto…¿o no os ha pasado a todos que cuando alguien os da continuamente feed-back negativo, al final dejáis de hacerle caso porque es…más de lo mismo?

Bueno, pues ya tenemos nuestros 4 ejes de la comunicación, entonces…¿Ya está?

Aún no hemos terminado, si trabajamos todo esto conseguiremos Guiar, Desarrollar, Potenciar y Transformar al COLABORADOR, pero debemos tener en cuenta una última cosa que es fijarnos en su ACTITUD, porque eso nos dará a nosotros retroalimentación sobre si estamos haciendo bien nuestra labor de LÍDER TRANSFORMACIONAL o no.

Y sí, os contesto a vuestra pregunta, la ACTITUD de nuestro colaborador también es responsabilidad del LÍDER INSPIRADOR, lo dijimos al comenzar el LÍDER es responsable total del COLABORADOR.

Veamos que 4 cosas debemos haber conseguido en la ACTITUD de nuestro COLABORADOR: Foco, Pasión, Intensidad y Diversión.

1) Foco –

En primer lugar debemos haber conseguido que nuestro COLABORADOR tenga FOCO, es decir que tenga un objetivo claro de lo que tiene que hacer y para qué. Esto le ayudara a que maximice su esfuerzo para incrementar la PRODUCTIVIDAD, no se trata de trabajar más horas ineficientemente, sino de realizar tareas productivas necesarias para conseguir nuestro objetivo.

2) Pasión –

Gracias al trabajo de la EMPATÍA, debemos haber descubierto sus MOTIVACIONES, lo que nos habrá permitido despertar en nuestro COLABORADOR la PASIÓN por lo que hace. Si lo hemos conseguido, notaremos que está enfocado haciendo su trabajo de manera apasionada.

3) Intensidad –

Cuando uno sabe qué es lo que debe hacer y siente pasión por lo que hace, automáticamente es intenso en su esfuerzo y generosidad.
Nuevamente, no se trata de echar más horas, sino de trabajar intensamente en busca del objetivo. El resto del tiempo, a VIVIR, que es totalmente necesario para el equilibrio y el desarrollo personal y profesional.

4) Diversión –

Por último, si hemos hecho todas las cosas bien, nuestro COLABORADOR disfrutará con lo que hace, se divertirá en su día a día y no le supondrá esfuerzo hacer todo lo anterior.

Como hemos dicho, debemos observar si se cumplen estos 4 resultados en la ACTITUD de nuestro COLABORADOR y, si no es así, revisar qué parte del proceso no estamos haciendo bien como LÍDERES y hacer los cambios necesarios.

Y esto es todo, aunque es muy simple, a la vez es muy complicado, porque como hemos repetido ya varias veces, nuestro modelo parte TOTALMENTE del LÍDER, quien debe realizar TODO el esfuerzo para conseguir resultados en sus COLABORADORES.

Pero os podemos asegurar una cosa, si lo ponéis en práctica no dudéis nunca que:

“Si le das a cada persona TODO lo que necesita, te lo devolverá multiplicado por 1000”

 

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s