Marca Personal y Emprendimiento: nuevo proyecto y un caso para análisis

#Branding Personal y #Emprendimiento. ¿Empleo o negocio? Ambos “marcan” tu marca personal.

Y desde Cuba nuestro rutero Vladimir Estrada, profesor, consultor gerencial académico, y asesor de branding personal, nos habla de cómo es #Emprender con #marcapersonal y crear marca personal emprendiendo: un caso para análisis.

A modo de Introducción 

Un saludo afectuoso y cordial para ti, amigo lector que desde hoy me acompañas en este importante espacio de La Nueva Ruta del Empleo en su versión argentina.  Soy Vladimir Estrada, cubano (residente en la República Dominicana), profesor, consultor gerencial/académico, comunicador, y asesor de branding personal. Y con muchísimo placer, sintiéndome muy honrado por la oportunidad, estaré compartiendo contigo a partir de hoy un grupo de contenidos temáticos que espero te aporten valor para lo que haces o proyectas hacer, en los temas que aquí he de abordar.

Mucho agradezco a la gentil y competente colega Valeria Betiana Flores, coordinadora del proyecto LNRE Argentina, por la amable invitación que recientemente me hizo para que participara como autor invitado en este importante medio; la cual, por supuesto, he aceptado encantado y feliz de poder colaborar y contribuir, en la medida de mis posibilidades.

¡Y aquí estamos!

ACUERDO

La línea editorial que hemos acordado se titula Marca Personal y Emprendimiento. Es una conjunción temática que me apasiona; he abordado ambos temas integrados o por separado en diferentes momentos y espacios, y el más reciente ha sido mi artículo Emprender con marca personal, y crear marca personal emprendiendo: un caso para análisis, en el cual analizo el proceso y los resultados de la intervención consultiva que desarrollé hace unos cinco años en un grupo empresarial creado por un joven emprendedor que fue mi estudiante.

Otro trabajo algo anterior en que abordo estos temas, ha sido mi artículo ¿Empleo o negocio? Ambos “marcan” tu marca personal, en el cual ofrezco abordajes conceptuales y metodológicos para gestionar dicha marca en estos dos contextos laborales/profesionales tan diferentes: ser empleado o ser emprendedor, así como los puntos de contacto y las convergencias entre ambos en el sentido del branding personal.   

Te menciono específicamente estos dos trabajos, porque en ambos aparecen algunas bases de mi pensamiento y acción sobre los temas incluidos en la línea editorial que a partir de hoy compartiremos en este espacio. Y en función de ella, estaré publicando una o dos veces al mes  diferentes materiales orientados al desarrollo y gestión efectiva de la marca personal de los emprendedores, y su aplicación -en tanto atributo estratégico clave- al desarrollo y posicionamiento de los proyectos de emprendimiento que ellos lancen y gestionen.

En este proyecto estaré proponiendo contenidos a nivel conceptual, metodológico y para el desarrollo de habilidades prácticas de emprendimiento y branding personal. También, acompañando y dando seguimiento al desarrollo y la evolución de la marca personal de los diferentes emprendedores que serán mis invitados, así como a su posicionamiento online y offline; estudiando sus casos, analizando sus propuestas, proponiendo ideas y abordajes metodológicos a partir de la teoría previamente existente que a mi juicio resulte válida, pertinente y/o compatible con cada uno; y eventualmente, generando y proponiendo otras ideas con base en las diversas praxis emprendedoras analizadas.

Te invito, pues, a acompañarme en esta nueva aventura, y te agradezco de antemano el privilegio que significa tu lectura de cada uno de mis posts, y las demás acciones que eventualmente se deriven de ella. ¡Muchas gracias!

Algo básico e introductorio, a nivel conceptual

executive-461653__180

Marca personal es, dicho de forma sintética y resumida, y con base en el modelo a través del cual la trabajo, la integración sistémica y dinámica del conjunto de nuestras características personales y profesionales (lo que somos) con el de las diferentes actividades que desarrollamos y el modo en que las efectuamos (lo que hacemos) y con los resultados que obtenemos gracias a la manifestación de ambas dimensiones anteriores a lo largo de nuestra vida (lo que logramos); y muy especialmente, el modo en que a partir de todo ello impactamos y somos conocidos, reconocidos, recordados y valorados en nuestros diversos entornos de incidencia.

En mi reciente trabajo La marca personal de los expertos, he ampliado un poco más este concepto. Te cito un fragmento a continuación.  

_________________________________________________________________

La marca personal de un ser humano es un elemento de índole totalmente subjetiva (depende de la percepción que las personas en nuestro entorno tengan de nosotros), pero derivada de elementos muy objetivos (dicha percepción suele basarse en diferentes realidades que son palpables de diversas formas por dichas personas).

¿Cómo está integrada?

A mi juicio, del siguiente modo: lo que somos, lo que hacemos, lo que logramos, y el modo en que impactamos con todo ello en nuestro entorno.

Gráficamente, puede ser visualizado así:

MARCO TRIDIMENSIONAL DE LA MARCA PERSONAL

Veámoslo in extenso.

1- Lo que somos, puede ser definido como el ser humano y social en que nos convierte la combinación entre la herencia genética, la crianza y convivencia familiar con todos los ámbitos que incluye, y la interacción social con todas las influencias  que aporta a nuestra personalidad  y su manifestación en la práctica; o sea, es un resultado concreto y complejo que incluye, entre otros, los siguientes elementos:

  • origen familiar y social
  • historia personal
  • situación de salud física y psicológica
  • cultura del contexto
  • formación familiar, ideológica, académica, laboral, religiosa, comunitaria
  • personalidad (carácter, temperamento, capacidades, principios, valores, etc.)
  • presencia, porte y aspecto, y su ajuste a los diferentes momentos y contextos
  • motivaciones, intereses, gustos, aficiones, inclinaciones
  • otras.

2- Lo que hacemos, se enfoca en nuestro ser activo (la actividad es una muy importante y estudiada categoría psicológica), y depende entre otros aspectos de nuestra capacidad de expresar y convertir nuestro potencial (lo que somos) en acciones y procesos de vida. Se trata precisamente de procesos, e incluye, entre otros, los siguientes aspectos:

  • estudio
  • trabajo
  • vida familiar
  • emprendimiento
  • investigación e innovación
  • relaciones humanas e interacción social
  • comunicación con el entorno
  • creación artística, literaria y en otros campos
  • voluntariado
  • política
  • otras.  

3- Lo que logramos, consiste en resultados concretos y específicos en los cuales se integra lo que somos con lo que hacemos, con interdependencias compartidas, retroalimentación cíclica e interinfluencias mutuas entre ambas dimensiones; e incluye, entre otros, los siguientes aspectos:

  • resultados individuales “tangibles” (logros académicos como graduaciones y títulos; logros laborales  y profesionales como innovaciones, nuevos productos lanzados al mercado, promociones, ascensos, aumentos, premios; logros políticos como los triunfos electorales o la construcción de organizaciones exitosas; logros sociales como la llamada movilidad social, la adquisición de objetos demostrativos de la elevación del status social y la calidad de vida, etc).
  • resultados colectivos “tangibles” (indicadores de eficiencia y eficacia obtenidos con nuestro aporte, elevación de la participación colectiva en los procesos grupales, cambios organizacionales exitosos, mejoras del clima y la satisfacción laboral, incrementos  de la calidad y la competitividad, etc.)
  • el ejemplo personal que ofrecemos y funciona positivamente en el contexto.
  • la valoración colectiva que obtenemos a partir de nuestros logros.
  • la influencia que ejercemos sobre nuestros compañeros y colaboradores.
  • los impactos que logramos a partir de nuestros resultados.

4- El impacto que la integración sistémica de los tres elementos deja en nuestro entorno: todo lo que somos como personas, lo que hacemos utilizando y aplicando lo que somos (o simplemente porque ello “brota”, que no todo ni siempre es voluntario), y lo que logramos como resultado de lo que somos y hacemos, constituye una huella que queda en las personas con las cuales interactuamos de una u otra forma a lo largo de nuestras vidas.

Un breve y muy sintético resumen de la integración multidimensional propuesta para la marca personal, a través de la cual marcamos e impactamos en nuestros entornos, podría plantearse aproximadamente, en una suerte de fórmula, como sigue:

Fulano es una persona así, así, y así, que proviene de tal contexto y estrato, y ha crecido y ascendido de este y aquel modo; trabaja de esta forma,  hace tales y cuales cosas, se relaciona de tal manera, etc., etc.; y a través de todo eso, ha logrado esto y aquello, ha fracasado en esto otro, se ha convertido en alguien con estos atributos y resultados, lo vemos, percibimos y sentimos de tal manera, nos inspira de este modo y nos impacta de este otro.

Todo esto se manifiesta de modo subyacente y no explícito; es decir, a nadie se le pregunta, ni obviamente responde, ¿cuál es la marca personal de Fulano? Pero cualquiera puede responder sobre cómo es Fulano, cómo actúa Fulano o qué ha logrado Fulano, o simplemente, qué le parece Fulano… y cómo le hace sentir todo ello. Y esos elementos nos permiten identificar a Fulano como el portador de una marca personal con tales y cuales atributos.  Hasta aquí la cita.

_________________________________________________________________

La marca personal de los emprendedores

mercado_laboral_2.0_es_etico_que_descarten_nuestra_candidatura_por_lo_que_publicamos_en_redes_sociales

En el abordaje y tratamiento en nuestra lengua del concepto marca personal y sus aplicaciones destacan relevantes autores, asesores y gestores tan importantes y reconocidos como Neus Arqués,  Andrés Pérez Ortega, Guillem Recolons Argenter, Eva Collado Durán, Inés Temple, Pablo Adán Micó, Jordi Collell, Arancha Ruiz, Celia Hill, entre otros. Es un tema apasionante, retador, muy motivador, multidisciplinario y en constante evolución, además de sus infinitas e interesantísimas perspectivas de desarrollo. Desarrollo que, por supuesto, debe partir de un buen dominio del atributo denominado marca personal, a nivel conceptual, metodológico y práctico.

He propuesto sobre ello una aproximación extrapolada desde un modelo de gestión original de otro campo (la gerencia de los servicios): el famoso modelo de los momentos de la verdad (Moments of Truth) del célebre empresario sueco Jan Carlzon.

NUESTRA MARCA PERSONAL

A mi juicio, este concepto es clave para un emprendedor. En sus interacciones con todo tipo de público eventualmente interesado en su iniciativa y emprendimiento, debe ser capaz de mostrar y demostrar las razones por las cuales él -y su proyecto- es confiable, útil, pertinente, digno de ser visto, analizado, valorado y apoyado; y por supuesto, lo mismo vale para el mercado, sea este cual sea, y para la comunidad social en cuyo seno esté emprendiendo. Dicho sea de otro modo: el emprendedor debe ser capaz de marcar a sus públicos con su marca personal.

Porque ser emprendedor es, básicamente, una actitud transformacional;  pero no solo del entorno, sino de nosotros mismos, de nuestras actitudes ante la vida y de nuestras propias creencias limitantes, y a partir de ello, de nuestros comportamientos de toda índole. Y todo emprendimiento es, de algún modo, derivación y fruto del ser humano que el emprendedor es, en tanto persona enfocada a cambiar, desde su pensamiento, decisión y acción, una realidad determinada.

Por tanto, un proyecto emprendedor de la índole que sea, y tenga el volumen y la magnitud que tenga, es un reflejo directo de la marca personal de su creador y gestor, y un modo ilustrativo y práctico del impacto de dicha marca en sus diversos entornos de incidencia; y sobre este tema, te sugiero una mirada a las interesantes propuestas que en el aún reciente 2013 hacía mi colega y amigo, el Maestro y reconocido experto Guillem Recolons, en sus trabajos sobre Personal Branding para Emprendedores.  

A partir de estas ideas que te propongo, resulta evidente que se puede emprender y ser considerado emprendedor en múltiples y diversos ámbitos, niveles y espacios. Por ejemplo:

  • Un empresario: emprende para transformar la realidad a su alrededor (y su propio modus vivendi, claro, ganancias mediante), a partir de la creación y/o comercialización de bienes y servicios desde su empresa, y mediante el valor aportado a través de ellos.
  • Un político: emprende (o al menos eso esperamos, ¿verdad?) con la intención que nos ha vendido de transformar realidades sociales, económicas y políticas en su entorno de incidencia y desde su gestión de gobierno, mediante la creación e implementación de políticas públicas, estrategias de desarrollo y sistemas de gestión que así lo hagan posible.
  • Un maestro: emprende a través de la innovación docente y metodológica que genera y aplica a su actividad educativa, sea cual sea el nivel en que la desarrolle, y lo hace con la intención de mejorar el nivel y la calidad de los aprendizajes que alcancen sus estudiantes, y la formación integral de estos (como decía el Maestro y Apóstol de mi Patria José Martí, educar es preparar al hombre para la vida; y ante una vida actual tan frecuente y profundamente cambiante, se impone emprender la transformación de los modelos y modos de educar).
  • Un empleado por cuenta ajena: emprende desde la visión de mejorar los procesos a través de los cuales aporta y/o agrega valor en el desempeño de una u otra posición laboral/profesional en la entidad que lo emplea; y con base en ello, contribuir a la mejora de su competitividad y posicionamiento de mercado (y esperando recibir, obvia y seguramente, algún tipo y cuantía de participación en los beneficios que tales mejoras supongan para la organización). En este trabajo antes citado, te hago diferentes propuestas sobre dicho caso.
  • Un trabajador o activista comunitario o social: emprende desde la perspectiva de transformar situaciones que afectan la calidad de vida y/o la sostenibilidad de la comunidad donde reside o a la que atiende, o uno u otro segmento específico de ella;  pudiendo abarcar esto temas como los modelos y mecanismos de integración y participación social, el desarrollo de procesos informativo/educativos de índole comunitaria dirigidos a temas esenciales de impacto local, la generación de proyectos productivos o de servicios con alcance y participación comunitaria, la contribución transformadora a la gestión de gobierno local, el mejoramiento situacional de sectores desfavorecidos o en desventaja por diferentes factores, entre muchas otras posibilidades.
  • Un blogger: pues un blogger emprende (¡sí, amigo lector, un blog es un emprendimiento con todas las de ley!) desde la creación y difusión de contenidos con potencial de  impacto transformacional sobre las diferentes realidades temáticas y/o contextuales cuyo desarrollo aborda. Y no necesariamente con enfoque e intención de lucro; puede o no tenerla, pero al margen de ello, bloguear es emprender. Y si lo dudas, te sugiero revisar esta breve muestra de artículos (y un par de sitios) contentivos de diferentes miradas y propuestas orientadas a mejorar la calidad y el impacto del blogging, en tanto emprendimiento:

BLOGGING (2)

Y así, la lista de opciones y posibilidades emprendedoras puede ser infinita. Se puede emprender y actuar con sentido emprendedor, literalmente, en cualquier actividad, sector y ámbito donde estemos.

NOTA AL MARGEN: ¿Por qué tanto énfasis y ejemplos en el blogging? Pues porque estamos hablando de emprendimiento; y el blogging es, literalmente, un modelo de emprendimiento que está al alcance de toda persona con un nivel intermedio de alfabetización y manejo digital, y un acceso estable a internet, y es, además, un excelente recurso de branding personal para quien lo emprende con calidad y efectividad.
No necesitas dinero ni dependes de nadie para emprender con un blog, al menos en los primeros tiempos; pero bloguear puede convertirse inclusive, si lo haces bien, en tu fuente principal y hasta única de ingresos sólidos, suficientes, estables y predecibles, y con un impacto muy positivo sobre tu marca personal, ya sea que lo trabajes como actividad emprendedora principal o como soporte y plataforma mercadotécnica y comunicacional para otros emprendimientos. Sobran ejemplos probatorios. FIN DE LA NOTA.  

Y con el emprendimiento sucede, además, algo bien curioso que en otro trabajo de próxima aparición denomino y desarrollo como la espiral virtuosa de la marca personal emprendedora. Te lo comento brevemente.

Como sabemos, la marca personal se es -en tanto ser humano portador de los atributos que la integran y generan- y se deja -en tanto huella e impacto en el entorno de todo lo que somos, hacemos y logramos-. Ambos son momentos diferentes del  proceso de branding. Pero cuando emprendemos, lo hacemos a partir de lo que en ese momento somos, utilizando tales atributos personales y profesionales como insumos del proceso emprendedor; y los resultados que vamos obteniendo en nuestro emprendimiento nos van aportando el feedback necesario para irlo mejorando como proceso transformador, y para mejorarnos como personas y como emprendedores.

Todo lo cual se refleja, por supuesto, en las siguientes etapas de desarrollo del emprendimiento y nuestras como emprendedores, impactando a las mejoras en la gestión del mismo una y otra y otra vez sucesivamente, en una rica dinámica cíclica en espiral. Modelo cuya autoría, difusión y aplicación al mundo informático (1986) se atribuye correctamente al experto en ingeniería de software Barry Boehm, pero cuya génesis conceptual y metodológica fue descrita en la filosofía del siglo XIX con la ley de la transformación de los cambios cuantitativos -acumulación de contradicciones gérmenes de cambios- en cambios cualitativos (que se dan en forma de saltos, cada uno de los cuales representa una espira de la citada espiral del desarrollo, y que obviamente, implica un nivel superior de este), y también en la ley de la negación de la negación (básicamente, en cada nueva etapa o salto del desarrollo -cambio cualitativo- se toma lo positivo de la anterior y se descarta lo que ya no aporta). Leyes plenamente válidas, aplicables, aplicadas, funcionales y muy vigentes, como puedes apreciar (no nos “filocompliquemos” innecesariamente) en la secuencia que ahora te propongo:

  1. Tú emprendes (diagnóstico/idea o idea/diagnóstico, investigación y análisis situacional tan completo como sea posible, diseño básico, estudio de mercado, estudio de viabilidad, diseño final, plan estratégico, gestión de personas y recursos, puesta a punto y lanzamiento -orden más o menos-).
  2. El emprendimiento comienza a funcionar (operaciones, problemas, obstáculos, avances, retrocesos, estancamientos, nuevas ideas, su aplicación, nuevos avances, mejoras de diseño y desempeño, alegrías, frustraciones, incertidumbres, autorreforzamientos positivos, avances, retrocesos, estancamientos, nuevas ideas y mejoras, descarte de lo disfuncional e incorporación o refuerzo de lo que promete mejoras… lo habitual).
  3. Durante el  proceso, y especialmente en determinados puntos de inflexión del trayecto emprendedor, vas absorbiendo las ideas, conceptos y métodos que lo hacen funcionar mejor, tanto en el sentido gerencial y tecnológico como en el personal y social. En una palabra: aprendes y creces emprendiendo. Y por supuesto, en las etapas siguientes aplicas tales aprendizajes al proyecto, tanto en los modos de gestionar el proceso de creación y aportación de valor, como en los de relacionarte con las diversas personas y grupos vinculados de uno u otro modo al mismo.
  4. Y por supuesto, en cada nueva etapa, como consecuencia de aplicar lo aprendido y mejorar así tu desempeño y el del proyecto, vas marcando mejor el entorno a tu alrededor. Y este te retroalimenta e identificas nuevas necesidades que te obligan a nuevos aprendizajes, nuevos crecimientos, nuevas aplicaciones… y a un mejor modo de marcar. Y tu marca crece en calidad y mejora su impacto, y al sentir tal efecto proveniente de tu entorno, tu nivel de autoexigencia y rigor profesional se eleva al crecer tu compromiso con quienes confían en ti y cuentan contigo… y sigues mejorando, creciendo e impactando a niveles superiores en cada nuevo ciclo, y así se desarrolla la espiral: contigo, tu marca personal y tu proyecto creciendo, retroalimentándose y reforzándose mutuamente, y mejorando su desempeño e impacto espira tras espira.

Es puro sentido común, como fácilmente puedes apreciar. Como dicen en mi Cuba, “eso no tiene ciencia”. Sólo que, lamentablemente, ¡por algo le llaman el menos común de los sentidos!

El abordaje metodológico que propongo para esta serie de trabajos sobre Marca Personal y Emprendimiento estará basado en 8 preguntas fundamentales, las que cada emprendedor invitado responderá del modo que considere mejor; y a partir de tales respuestas, amigo lector, yo compartiré contigo una visión propia y mi análisis profesional sobre su marca personal y el vínculo de ella con el proceso emprendedor en ciernes o en marcha, incluyendo obviamente sugerir los aprendizajes a incorporar desde la experiencia expuesta y las propuestas que considere pueden ser útiles, tanto al invitado como a los lectores.

He aquí esas preguntas:

  1. ¿Quién eres tú y cómo llegaste al momento de emprender?
  2. ¿En qué consiste tu emprendimiento, y qué te vincula al tema en que emprendes?
  3. ¿Por qué emprender en ese tema, en ese momento, y en ese contexto?
  4. ¿Cuáles de tus características personales y competencias profesionales consideras que sirven de soporte a tu emprendimiento, y cuáles carencias en ambos sentidos podrían dificultarlo? ¿Cómo gestionas ambas cosas?
  5. ¿Cuál es el estado y el momentum organizativo actual del emprendimiento?  
  6. ¿En cuáles áreas de tu desarrollo personal/profesional consideras que debes seguir creciendo, y cómo este emprendimiento te ayudará a hacerlo?
  7. ¿Qué esperas lograr con este emprendimiento (en todos los sentidos que desees compartir con  el público lector), y qué haces y harás para conseguirlo?
  8. ¿Dónde podemos o podremos encontrar y conocer este emprendimiento y sus futuros desarrollos, u otros proyectos tuyos en línea?  

Este enfoque puede tener, además, la ventaja de promover networking, aprendizaje compartido, oportunidades de colaboración y/o cooperación, posiblemente algo de fundraising, etc., etc… y sobre todo, como un mínimo que ya es importante, conocimiento y difusión gratuita online de lo que somos, hacemos, logramos y proyectamos como emprendedores, o sea, de nuestra marca personal como tales. ¡Que no es poco!

Y para no dilatar más el inicio, te presento a mi primera invitada.

La emprendedora social venezolana Ylse Roa

YLSE_TWITTER

Hablé de Ylse (a quien conozco y sigo desde hace bastante tiempo, y con quien mantengo una excelente relación) en un post anterior de mi blog principal, titulado Marca personal: ¿“creación” o gestión?, el cual fue publicado el  pasado 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer). Destacaba en ella entonces un grupo de aspectos que a mi juicio definen y caracterizan su marca personal profesional, a saber:

  • Su lema personal, presente en todos sus espacios, y que define su proyección humana: “Creo en el poder de las palabras, de los sueños y de las sonrisas”.
  • Su declaración de estar en aprendizaje constante de los temas en que se proyecta, también presente en todos sus espacios y totalmente coherente con su accionar en redes y en su formación permanente.
  • La calidad relacional evidente en todos sus espacios sociales.
  • Su profesionalidad y enfoque a la excelencia: se hace muy difícil encontrar un desliz en su manejo de redes, sea de forma o de contenido; todo ello matizado por un elevado rigor al perfilar y gestionar las comunidades con las que interactúa.
  • Su buen gusto y alta sensibilidad en lo estético, y la congruencia de ello con su enfoque conceptual de lo que hace y propone.  
  • La sensibilidad humana y social que ha demostrado en sus diferentes desempeños profesionales, y que la acompaña como esencia de su vida.

Hoy la propia Ylse nos responde las preguntas antes mencionadas en una entrevista personal; y a continuación, partiendo de sus respuestas, desarrollaré algunos otros elementos sobre el modelo que un emprendedor podría utilizar para gestionar su marca personal emprendiendo, o lo que es lo mismo, para efectuar a través de su iniciativa emprendedora un proceso efectivo de branding personal.

Disfrutemos y analicemos sus respuestas, en las cuales yo destaco algunos elementos en negritas para llamar tu atención y/o volver luego sobre ellos.  

interview-1018333__1801

1-¿Quién eres tú, Ylse, y cómo llegas al momento de emprender?

Soy Ylse Roa, una mujer venezolana emprendedora, Licenciada en Administración Comercial, Especialista en Gerencia Profesional Corporativa y Diplomada en Gerencia de Redes Sociales. Cursando Maestría en Mercadeo. Consultora gerencial y de social media. Formadora por vocación. Presto servicios relacionados con las áreas de Gerencia del Talento Humano, Social Media y Marca Personal. Con la visión puesta en estar al servicio de quien me necesite y con la misión de ayudar a promover y gerenciar cambios en las vidas de las personas y organizaciones.

Poseo experiencia gerencial en organizaciones con y sin fines de lucro. Siendo aprendiz entusiasta del Marketing Digital y del Social Media, fascinada por su impacto en la sociedad de la información y del conocimiento; así como por las oportunidades que su buen uso ofrece para hacer ciudadanía.

Actualmente estoy trabajando con ilusión en el desarrollo de mi proyecto personal (Inspírate Hoy). Emprendimiento social en el área de alfabetización tecnológica, dirigido a la población de la tercera edad y con capacidades especiales (movilidad reducida y limitaciones leves en el área cognitiva); quienes están interesados en insertarse en el mercado laboral, continuar su formación o iniciar sus proyectos de emprendimiento.

Mi momento de emprender nació como una medida terapéutica, para superar la pérdida física de mi hermana, quien padeció una repentina enfermedad que la hizo trascender en un año. Mi carrera profesional como Administradora estaba en pleno crecimiento y me desempeñaba como gerente de una importante fundación venezolana. Decidí dejarlo todo y dedicarme por completo al cuidado de mi hermana. Esta difícil situación me hizo reevaluar mi propósito de vida y mi vocación de servicio se convirtió en prioridad. Descubrí que todo tiene un por qué y un para qué, aún las adversidades. Supe que gracias a mis conocimientos técnicos y la experiencia acumulada en gerencia de personas y recursos, podía ayudar a promover cambios en la vida de las personas y a hacerlas más felices.

2- Ylse, ¿qué te vincula al tema en que emprendes?

El principal factor vinculante con el tema en el que emprendo es mi vocación de servicio, expresada en la docencia. Estoy convencida del poder que tiene la educación para transformar vidas; y de su impacto positivo, al lograr cambiar realidades económicas y sociales, al proveer acceso al conocimiento y la información.

3- ¿Y por qué emprender en ese tema, en ese momento, y en ese contexto?

Las personas de la tercera edad y con capacidades especiales conforman un segmento de la población que tiene escaso acceso a las tecnologías de la información y comunicación, pues muchas veces desconocen cómo hacerlo. La velocidad con que se han producido los cambios económicos y sociales, gracias al uso de la tecnología, conlleva a la necesidad de realizar procesos formativos que promuevan la digitalización de las personas, especialmente la de estos sectores que por su edad y sus condiciones de salud, se han visto relegados.

Ellos tienen derechos y pueden ejercer actividades económicas, bien como empleados o como trabajadores por cuenta propia, que les permitan sustentarse. Sabemos que muchas veces requieren ser asistidos para realizar búsquedas de información en internet, transacciones bancarias en línea, tramitar documentos que exigen el uso de correos electrónicos, comunicarse con familiares y amigos; estar informados, mediante el uso de las redes sociales. Igualmente, se les dificulta estudiar usando plataformas educativas en línea. Por tanto, este emprendimiento tiene como propuesta de valor, promover la inclusión social y la sostenibilidad económica de la población de la tercera edad y con capacidades especiales, mediante la educación personalizada en el área tecnológica.

Emprendimos en ese momento y en ese contexto, porque a nivel personal justamente se presentaron las condiciones de tiempo, que me permitieron hacer una revisión de mi propósito de vida e iniciar un proceso de reorientación profesional, que me hizo sentir más feliz y plena, enfocando el uso de mis dones y talentos hacia el servicio a los demás.

4- Ylse, cuéntanos, ¿cuáles de tus características personales y competencias profesionales consideras que sirven de soporte a tu emprendimiento, y cuáles carencias en ambos sentidos podrían dificultarlo? ¿Y cómo gestionas ambas cosas?

Entre mis características personales puedo destacar que ante cualquier circunstancia que se me presente, antepongo los valores en los cuales fui formada y en los que creo: respeto, honestidad, solidaridad, humildad y gratitud. En una situación difícil, pienso en cómo puedo ser parte de la solución y no del problema. De allí que uno de los lemas que me definen es: ¡Seamos siempre la oportunidad ofrecida!

Soy una persona idealista, con vocación de servicio, que cree en la igualdad y la justicia. Defiendo los derechos de las personas más desasistidas, por su condición física y/o el grupo etáreo al que pertenecen.

De mis competencias profesionales, me gustaría señalar que mi experiencia gerencial, tanto en el área de talento humano como administrativa, así como la capacidad de análisis y síntesis, me permiten tener una visión holística de los procesos gerenciales y su aplicación práctica no sólo en el ámbito corporativo sino también en la vida de las personas. Somos gerentes de nuestras propias vidas y estamos en capacidad de emprender cualquier proyecto personal o de negocios.

Respecto a las carencias, a nivel personal tengo el foco puesto en aprender de mis errores y caídas. Trato de ver qué lección me deja lo vivido, resaltando siempre los aspectos positivos. Soy una persona que está en constante aprendizaje y en crecimiento continuo. Por tanto, estoy actualizándome en el aspecto profesional: mediante lecturas y estudios formales sobre temas que son de mi interés (gerencia, liderazgo, educación, social media, marketing digital, marca personal y personal branding).

5- ¿Cuál es el estado y momentum actual de tu emprendimiento?

Actualmente el emprendimiento atiende a pocas personas. Se encuentra en la fase de validación del modelo de negocio y está dándose a conocer en las cuentas de redes sociales (twitter, Instagram). En procura de lograr:

  • Establecimiento de una red de contactos con diversas comunidades (jubilados -profesionales o no-, emprendedores).
  • Desarrollo de alianzas estratégicas con entidades gubernamentales encargadas de elaborar políticas públicas en defensa y promoción de los derechos de estas poblaciones.
  • Establecimiento de alianzas con organizaciones sin ánimo de lucro, que persigan fines similares.

6- ¿En cuáles áreas de tu desarrollo personal/profesional consideras que debes seguir creciendo, Ylse, y cómo este emprendimiento te ayudará a hacerlo?

Los entornos cambiantes en los cuales nos desenvolvemos, requieren de personas con capacidad de adaptación y de respuesta. Por lo que, para optimizarlas, a nivel personal necesito reforzar áreas relativas a la gerencia del tiempo y a nivel profesional me gustaría desarrollar proyectos relativos a la comunicación visual, mediante el uso de la fotografía digital y el video marketing. En consecuencia, la formación continua en las áreas relativas al marketing online y redes sociales, es una prioridad. Este emprendimiento, al estar vinculado con el área educativa y el uso de las tecnologías, requiere precisamente el estar al día con todas las novedades del sector.

7- ¿Qué esperas lograr con este emprendimiento (en todos los sentidos que desees compartir con el público lector), y qué haces y harás para conseguirlo?

A través de la alfabetización tecnológica de las personas con capacidades especiales y de la tercera edad, este emprendimiento pretende promover la inclusión social y empoderamiento económico, de sectores que por sus características especiales pudieran sentirse y/o estar marginados. Generar oportunidades para el cambio, fortaleciendo la autoestima de los participantes. Inspirar y motivar a la acción a todos aquellos que quieran contribuir a la mejora continua de la sociedad. Será una organización sin ánimo de lucro, que pueda sostenerse a nivel financiero.

Actualmente, sigo preparándome en temas de emprendimiento, gerencia, liderazgo, mercadeo digital y redes sociales. Además de estudiar, realizaré alianzas con sectores gubernamentales que se encarguen de establecer las políticas públicas referidas a estas poblaciones; así como también con organismos privados que tengan experiencia en estas áreas de emprendimiento social (ONG’s). En el caso de personas con capacidades especiales, se realizarán alianzas con las empresas que los emplean, a través de sus Unidades de Talento Humano, a fin de ofrecer formación In Company.
Se buscará financiamiento para la adquisición de equipos telefónicos y tabletas.

8- Finalmente, Ylse, ¿dónde podemos o podremos encontrar y conocer tu emprendimiento en línea?

Estaré feliz de recibirles e interactuar en las siguientes plataformas:

Twitter: @inspiratehoy
Instagram: @hoyinspirate
Email: amigoinspiratehoy@gmail.com

Próximamente podrán seguirnos en la página de Facebook: Inspírate Hoy.

También en el blog del proyecto: www.inspiratehoy.wordpress.com, y en mi nuevo blog personal-profesional El Blog de Ylse Roa. Esta entrevista es, precisamente, el espacio idóneo para anunciar su lanzamiento, y para invitarles a visitarlos y seguirlos.

¡Muchas gracias a todos!

GRACIAS A YLSE

Análisis de la entrevista: Marca Personal y Emprendimiento en Ylse Roa

Todo emprendimiento tiene su génesis primaria en factores de índole personal. Se emprende inicialmente porque se quiere, partiendo de una o más necesidades que devienen motivos y producen/sostienen/desarrollan la motivación emprendedora; y en segundo lugar, porque se puede y se debe emprender -en el orden que proceda en cada caso-. Pero el querer emprender es la semilla del proyecto y del proceso para desarrollarlo, mantenerlo funcionando y aportando valor.

En el caso de la emprendedora social venezolana Ylse Roa es apreciable la conjunción entre varios temas que dan sentido a su vida (o lo constituyen) y confluyen como factores de motivación, lanzamiento y sostenimiento de un proyecto emprendedor. Veamos algunos de ellos.

  • Oportunidad: Generalmente, el contexto provee las situaciones que nos motivan a emprender. Saber identificarlas es parte clave del proyecto, pero en el caso de Ylse, hubo una fuerza interna de índole transformacional que partió de un profundo trauma vivencial, motivó y propició el autodiagnóstico orientado a transitar y gestionar el nuevo contexto emocional/situacional, y promovió la asunción de un rumbo nuevo, al identificar un problema contextual y descubrir su  potencial propio para contribuir a resolverlo. Esta fue una oportunidad más construida que preexistente, aunque la situación externa a intervenir estaba presente antes de ocurrir los cambios a nivel interno en la emprendedora.
  • Vocación: Se manifiesta en este caso la vocación en un triple sentido; como fundamento de la acción de servicio que es la esencia del emprendimiento, como motivo aspiracional de desarrollo personal para poder ofrecer y aportar más y mejor valor al contexto, y como orientación y/o enfoque a un determinado tipo de actividad profesional (aquí, la formación de otras personas). Los tres, determinantes críticos del proyecto emprendedor que nos ocupa.
  • Preparación: Las competencias derivadas de la rica educación reglada recibida por Ylse resultan vitales para un emprendimiento de la índole del que nos ocupa; sin embargo, lo son aún más las complementarias que la emprendedora ha ido y continúa desarrollando de forma autodidacta o formalizada. El contexto para el que Ylse fue formada originalmente no es el mismo ni a nivel micro ni  a nivel macro, y sigue cambiando. Y la preparación intelectual debe responder a la evolución y las nuevas y crecientes exigencias y demandas del contexto, si queremos emprender con pertinencia. Y este es el caso. por demás declarado explícitamente (“Soy una persona que está en constante aprendizaje y en crecimiento continuo”).
  • Visión y misión personal: Un proyecto de emprendimiento se parece inevitable y necesariamente al emprendedor que lo promueve. La visión y misión de vida de este último se reflejan e impactan al proyecto, y/o se convierten en las que lo mueven adelante como bases de su estrategia.  El altruismo de Ylse y todo lo que declara como sentido de su vida (“la visión puesta en estar al servicio de quien me necesite y con la misión de ayudar a promover y gerenciar cambios en las vidas de las personas y organizaciones”) hacen parte de la propia esencia de este emprendimiento.
  • Principios y valores como pautas conductuales: El propio hecho de renunciar a una carrera ascendente y lucrativa para dedicarse a cumplir un compromiso familiar/emocional de tanta significación e impacto, y posteriormente -a partir del desenlace- identificar un nuevo sentido vital orientado a servir y promover a los desfavorecidos, definen un modelo personal de principios/valores que prioriza el servicio por sobre el bienestar individual de carácter material. Modelo a mi juicio imprescindible como sustento de un emprendimiento social como el que Ylse desarrolla, basado en su sentido de contribución y vocación de servicio.
  • Identificación precisa de la propuesta de valor con enfoque tema/contexto: Es evidente que Ylse ha estudiado el tema y el contexto en el cual emprende, y ha identificado claramente las formas a través de las cuales su proyecto puede transformar realidades. Pretendiendo “promover la inclusión social y empoderamiento económico de sectores que por sus características especiales pudieran sentirse y/o estar marginados”, lo declara como propuesta de valor, enfocándolo a la población de la tercera edad y con capacidades especiales, y define de modo preciso el instrumento de aportación de dicho valor: la educación personalizada en el área tecnológica.
  • Claridad absoluta del potencial propio, de la proyección estratégica y de la necesidad de seguir creciendo (autoconocimiento y conciencia de sí): Ylse se define como “una persona idealista, con vocación de servicio, que cree en la igualdad y la justicia”, y nos dice de sí misma: “En una situación difícil, pienso en cómo puedo ser parte de la solución y no del problema”. Ambas formulaciones están claramente reflejadas en el proyecto que analizamos. Por otra parte, y ya con enfoque a la gestión del mismo, nos habla de poseer “una visión holística de los procesos gerenciales y su aplicación práctica no sólo en el ámbito corporativo sino también en la vida de las personas”, lo cual también es visible en el modo en que ha concebido el emprendimiento y se propone conducirloY como parte de su enfoque al crecimiento continuo, declara estar “actualizándose en el aspecto profesional: mediante lecturas y estudios formales sobre temas que son de su interés (gerencia, liderazgo, educación, social media, marketing digital, marca personal y personal branding)“. Todo ello nos habla de mucha y muy profunda conciencia de sí, pero también de su claridad sobre lo que el proyecto necesita de ella para ser exitoso, y de su determinación de crecer, para desarrollar y aplicar lo mejor de sí misma al emprendimiento.
  • Marca personal: Estamos ante una persona que ES y DEJA una poderosa marca personal en los entornos en que incide, tanto a nivel humano como profesional. Una marca de generosidad, de contribución, de desprendimiento, de sensibilidad humana y social, de servicio, de solidaridad, de emprendimiento transformacional, de profesionalidad, de crecimiento continuo y de enfoque al desarrollo. Pero  a mi juicio, lo que más destaca en términos de branding personal es cómo Ylse ha conseguido desarrollarse como marca priorizando y dando el máximo valor a la persona que es dicha marca.

 

Concluyendo y sugiriendo

Emprender es un tema de personas. Emprendiendo desarrollamos y proyectamos al entorno nuestra marca personal, con la cual marcaremos a las personas a nuestro alrededor. Si queremos emprender con efectividad y éxito, lo primero a priorizar no debe ser nunca el valor que recibiremos, sino el que aportaremos. De eso se trata emprender desde tu marca personal: transformar realidades agregando valor a quienes las viven, para que puedan vivir mejor. El caso que hoy te he presentado, es un ejemplo de ello.

Despedida por hoy

Amigo lector: espero que el ejemplo de la emprendedora social venezolana Ylse Roa y su análisis, te hayan aportado valor para conocerte, reconocerte y enfocarte en tu propio sentido vital, en el sentido que das o darás a tu emprendimiento, y en las formas en que puedes crecer como persona e impactar con tu marca personal emprendiendo; y también, que puedas aprovechar las diferentes fuentes de las que he enlazado contenidos para ti. De eso se trata este proyecto que hoy he comenzado, y que dentro de un par de semanas tendrá a tu disposición su segunda entrega: conversando con un emprendedor, analizando su propuesta y su marca personal emprendedora.

Y por cierto, amigo lector: ¿quieres ser y hacer parte de esta historia? Pues contáctame. Háblame de ti, muéstrame tus proyectos emprendedores, preséntame tu marca personal… y déjame conocer todo lo que podemos aprender de ti, tus proyectos y tu marca. ¡Todo es posible!

Recibe un cordial y afectuoso abrazo de tu nuevo amigo…

Vladimir

 


5 thoughts on “Marca Personal y Emprendimiento: nuevo proyecto y un caso para análisis

  1. Reblogueó esto en Impacta con tu marcay comentado:

    Nuevo proyecto colaborativo, promoviendo la marca personal de emprendedores, su desarrollo y gestión efectiva! Gracias a la emprendedora social venezolana Ylse Roa por acceder a compartir su experiencia de emprendimiento, y a los amigos de la Nueva Ruta del Empleo en su versión argentina, por invitarme a colaborar y ser el canal idóneo para este nuevo proyecto!

    Me gusta

      1. Gracias, Valeria! Un honor poder contribuir, y lo seguiremos haciendo con amor! Abrazos a ti y a todos los ruteros y lectores!

        Me gusta

      2. Ha sido un privilegio haber podido participar en este excelente y reconocido espacio, que apoya y fomenta todas las iniciativas emprendedoras en el mundo de habla hispana. Muchas gracias a La Nueva Ruta del Empleo en Argentina y al profesor Vladimir Estrada, por brindarme esta valiosa oportunidad. Desde Venezuela les decimos: ¡Podemos hacer la diferencia! Así que, ¡Inspírate Hoy y deja tu huella!!

        Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s