Oblígate a pensar

Por: César Taborda A.

Para lograr nuestro máximo desempeño es necesario modificar nuestra forma de pensar, analizar nuestro carácter y determinar nuestras creencias, puesto que estas tres partes definen en gran medida el nivel de nuestros resultados a lo largo de nuestro trayecto, tanto laboral, profesional y personal; aprender a trascender nuestros límites, los cuales son impuestos de manera natural y constante por nuestra propia mente sería ampliamente diferenciador al cabo de tomar decisiones y ser mucho más coherentes en nuestros comportamientos, como bien se explica en el segundo hábito del libro los 7 hábitos de la gente altamente efectiva “Comenzar con el fin en la mente – Todo se crea mental y luego físicamente” .

En muchas ocasiones se nos ha dicho o en el mejor de los casos, hemos comprendido que nuestro comportamiento es el resultado de nuestro estado en todos los niveles, espiritual, personal, familiar, profesional. Y de allí surge el ideal de ser personas exitosas, reconocidas por nuestros logros y diferenciadas por nuestras capacidades.

Pero no sólo se necesita de modificar nuestros pensamientos, pareciera ser un cuento de hadas cuando nos venden la idea de que, al cambiar nuestros pensamientos, por arte de magia, todos nuestros resultados mejorarán; no, no solo se necesita de ello, también es de vital importancia hacer uso de nuestras actitudes y aptitudes, aferrarnos a ello nos ayudará a lograr una adecuada disciplina que a la larga irá dando resultados a medida que vamos avanzando en ese aspecto tan importante y fundamental para mejorar notoriamente nuestro desempeño; es entonces cuando somos obligados por nosotros mismos a pensar, a sacar de sí lo mejor que hay, a explorar todo nuestro potencial y entregarnos en cuerpo y alma a la mejora continua y a los resultados positivos, esto no quiere decir que no se falle, o que no se comentan errores y mucho menos que todo sea perfecto, pero si se puede asegurar que cada experiencia puede ser ampliamente gratificante, llena de aprendizaje y nos llevará a desarrollar aún más todas nuestras fortalezas… bien lo dice Stephen Covey .“Las personas, familias, equipos y organizaciones forman su futuro con una visión mental y un propósito a cada proyecto”

Las limitaciones sólo son ideas nuestras, son miedos infundados por la sociedad y el entorno, que por un amplio trayecto de nuestra vida se han fortalecido a tal punto de dominar a cabalidad nuestras emociones y decisiones, por eso se hace notable entender que la capacidad es la base de todo. Como lo decía Eric Berne: “Saber por qué hacer; saber cómo hacer; saber hacer”, pues la capacidad es conocer la teoría y la práctica de cada procedimiento, dominar los detalles, matices y variaciones, y también saber realizar” (Shinyashiki, 1996).

A medida que damos cada paso, con firmeza y decisión, comenzamos a construir el éxito, siempre teniendo un fin claro en la mente, el cual se solidifica gracias a nuestras capacidades, garantizando siempre la continuidad del éxito en sí mismo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s