La Motivación del trabajador en el entorno laboral

Por: Cristina Sanz

Uno de los componentes principales de la productividad de un trabajador es su actitud, y ésta a su vez depende en gran medida del grado de motivación tanto personal, como laboral y familiar que el trabajador tenga por lo que va a ser muy importante incidir sobre este aspecto.

¿Qué entendemos por motivación?

Se entiende por motivación lo que impulsa a una persona a tener una determinada conducta, o actuar de una determinada manera y con un nivel de esfuerzo concreto.

La motivación son las necesidades que tenemos, así como los objetivos y metas que perseguimos y también podemos incluir como variables de la motivación aquello que no queremos que ocurra o queremos evitar.

Es importante distinguir entre motivación y satisfacción pues aunque se trate de dos conceptos estrechamente relacionados sobre todo cuando nos referimos al aspecto laboral, son claramente diferentes:

  • La motivación se refiere a la predisposición que una persona tiene a obrar de una forma determinada para conseguir una meta.
  • La satisfacción es la consecuencia de los resultados obtenidos por esa acción.

Por tanto, un trabajador puede estar motivado con su trabajo, pero, a su vez, insatisfecho en el mismo debido a los resultados de la evaluación de su desempeño, a su baja remuneración, a sus condiciones laborales etc.

Entre los aspectos que más contribuyen a la motivación laboral se encuentran:

  • La remuneración
  • La seguridad en el empleo
  • Promoción
  • Condiciones de trabajo
  • Variedad en las tareas
  • Autonomía
  • Uso de habilidades y aptitudes, Etc.

En la época actual, cada día se hace más necesario contar con trabajadores competitivos y altamente motivados para hacer frente a los escenarios tan cambiantes que nos encontramos y para conseguirlo las empresas deben motivar a sus plantillas reconociendo sus esfuerzos y valorando objetivamente su desempeño.

Es primordial que los trabajadores lleguen al trabajo y estén motivados, contentos, alegres y con ganas de trabajar.

Para ello, las empresas cuentan con muchas técnicas centradas en incrementar la motivación laboral. Algunas de las más importantes y efectivas son:

Adecuación de la persona al puesto de trabajo: cada puesto de trabajo debe ser ocupado por la persona que tenga los conocimientos, habilidades, y experiencia suficiente para su desarrollo y que además esté interesado y motivado en su realización.
Mejora de las condiciones laborales: consiste en aumentar la motivación del trabajador mejorando aquellas condiciones relacionadas con el contexto laboral que le afectan.
Participación y delegación: consiste en transmitir una parcela de poder al trabajador para que pueda participar en la planificación de su trabajo y en la propuesta de modificaciones.
Horarios flexibles: una técnica cada vez más valorada, consiste en la realización de las horas de trabajo pero con flexibilidad en los horarios de entrada o salida, o la posibilidad de realizar una parte del trabajo en casa, etc.
El reconocimiento del trabajo efectuado: el elogio y reconocimiento de un trabajo bien hecho tiene tanto valor para el trabajador como la aceptación de reflexión por las críticas cuando comete errores.
El establecimiento de objetivos: el trabajador realiza con mayor eficacia y satisfacción su trabajo si conoce bien las metas y objetivos que se persiguen, mucho más si se le permite participar en su elaboración.
La formación, promoción y desarrollo profesional: de modo que cada vez esté mejor formado, pueda desarrollar mejor su trabajo y tenga posibilidades de acceder a realizar trabajos de categorías superiores.
Acogida e integración de los nuevos empleados: es imprescindible para que desde el principio se sientan parte de la empresa, la comunicación fluya y el buen ambiente se contagie de unos a otros.
Adecuar la valoración salarial o económica: que el trabajador este satisfecho en su comparativa entre lo que aporta y lo que recibe económicamente.
Evaluación del rendimiento: consiste en medir el grado de cumplimiento del trabajo por parte de los trabajadores para una vez puesto en su conocimiento pueden detectarse aquellas áreas de mejora de su desempeño y adecuar así su retribución económica.
Círculos de calidad: formados por un número pequeño de empleados que pertenecen al mismo área de trabajo que ser reúnen regularmente para estudiar técnicas de mejoramiento de la calidad y la productividad para identificar y solucionar las dificultades relacionadas con problemas del trabajo.
Job Enrichement o enriquecimiento del trabajo: consiste en incrementar la satisfacción y motivación de los trabajadores estableciendo mayores posibilidades de realización personal, basándose en tareas más exigentes y responsables unidas al correspondiente reconocimiento por parte de la empresa. Esta técnica provoca un crecimiento psicológico del trabajador.

Como conclusión final, con todas estas herramientas la empresas deben buscar que sus trabajadores se sientan felices en sus puestos de trabajo y den lo mejor de sí mismos para de este modo salir ganando ambas partes.

Muchas gracias por leerme.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s