Claves para ser una empresa socialmente responsable

Por: María Jesús Garzón

Mucho se habla de la Responsabilidad Social en las empresas y de los emprendedores socialmente responsables.

Es un término habitual, que se incorpora de forma sistemática y como un parámetro más a tener en cuenta en estudios y análisis empresariales y sociales.

Tenemos asumido que tanto ciudadanos como empresas debemos tener un comportamiento socialmente responsable, pues cada vez es mayor la preocupación en nuestra sociedad por lo social y por las consecuencias sociales de cualquier actuación.

¿Qué define a una empresa como socialmente responsable?

Cuando hablamos de emprendedor y de empresa, pensamos en organizaciones que desarrollan actividades de producción de bienes o servicios con la finalidad de obtener un beneficio económico.

Sin embargo, aquéllas empresas que incorporan la responsabilidad social en su gestión, tienen entre sus objetivos realizar actividades que no están directamente relacionadas con la actividad económica de la empresa, son voluntarias y exceden de la misma, pero contribuyen a la consecución de un entorno socialmente más favorable, y un medio ambiente más cuidado.

Son muchas las buenas prácticas y acciones que las organizaciones empresariales pueden realizar como manifestaciones de la Responsabilidad Social. Entre ellas y a modo de ejemplo de las más habituales, que ponen de manifiesto su compromiso con una sociedad y un ambiente mejor podemos citar:

  1. Donaciones de productos, prestación de instalaciones, colaboración con otros organismos en el diseño e implantación de proyectos sociales o desarrollo de programas sociales propios.

Normalmente las empresas que realizan este tipo de prácticas responsables, suelen enfocarlas a la promoción de la educación, salud, educación, deporte o cultura, dirigidas                   principalmente a colectivos como jóvenes, niños, ancianos y discapacitados.

2.  Inclusión de criterios de igualdad de género entre sus empleados, la conciliación laboral con la vida personal, formación y promoción del personal de la empresa, incluida la                   formación en materia de responsabilidad social.

3.  Prácticas respetuosas con el medioambiente, como consumo responsable de agua, de energía, la adecuada gestión de los deshechos de productos sólidos o control de                         emisiones contaminantes, entre otras.

4.  Incorporación de un servicio de atención al cliente que ofrezca información al cliente y atienda sugerencias y resuelva las posibles quejas de los mismos. Esto genera mayor                 confianza entre los clientes y por consiguiente aumenta el número de clientes.

5.  Seleccionar para la empresa aquéllos proveedores que cumplan las exigencias de seguridad y salud entre los empleados, respeto por los derechos humanos, y oferten de                         productos respetuosos con el medioambiente.

Sin embargo algunas empresas, principalmente en el sector de las pymes, consideran que estas prácticas no les afectan, que la repercusión social o medioambiental que su empresa pueda generar, no tiene mayor transcendencia por lo que no valoran su implicación en prácticas de responsabilidad social, e ignoran las ventajas que la empresa obtiene de la implantación y seguimiento de prácticas de responsabilidad social.

Efectivamente, la incorporación de la RS en las empresas puede llagar a ser una fuente de ventaja competitiva que se manifiesta en aspectos como los que se citan a continuación:

  • Mejor relación con el entorno social en el que la empresa se mueve, pues la promoción de acciones sociales favorece la visión que el medio social tiene de la misma, aumentando su promoción.
  • Atracción de talento a la empresa: los buenos profesionales desean trabajar en empresas responsables, transparentes, que favorecen el desarrollo personal y profesional de los trabajadores y generan buen clima laboral y favorezca un  mayor rendimiento laboral.
  • Aplicación de desgravaciones fiscales, que la Administración Tributaria  establece como incentivo a la aplicación de prácticas socialmente responsables en la empresa.

Mucha información nos ofrecen todos los medios a nuestro alcance para estar informados acerca de cómo implantar la responsabilidad social en las empresas, sólo debemos concienciarnos de lo importante que es incluirla entre los objetivos empresariales, pues además de ser más competitivos, estaremos contribuyendo a una sociedad mejor.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s