Cursos online: modo de uso

Por: Davinia Capote

Cada vez más la tecnología forma parte de nuestras vidas también en la educación. Nuevas metodologías y maneras de aprender aparecen, como clases online o telepresenciales.

Hoy en día, el uso de plataformas formativas virtuales o aplicaciones móviles, entre otras herramientas educativas 2.0, es una tendencia que gana adeptos y alumnos.

Vemos que no es siempre necesario desplazarse diariamente ajustando horarios para seguir unas clases, ya sea en el mundo académico oficial como en cursos de idiomas o en otras disciplinas profesionales, el poder estudiar y formarse en casa es cada vez más fácil.

Particularmente el uso de plataformas digitales para la formación se ha desarrollado mucho en los últimos tiempos en el sector del aprendizaje de idiomas. Gracias a herramientas como skype o incluso al intercambio mediante grupos de whatsapp, se pueden practicar otras lenguas, tanto la escritura como “el speaking”. Además algunas webs y plataformas especializadas se han popularizado mucho, como Duolingo (gratuita), Babbel o Busuu, etc.

Posteriormente las universidades y otros centros de formación han ido incorporando a sus itinerarios tradicionales, para algunos casos, otros métodos de enseñanza no presenciales en las que no es necesario acudir siempre a las aulas. El envío de archivos de material didáctico y el empleo de videoconferencias va cubriendo las necesidades de aquellos que quieren estudiar a otro ritmo y de una forma más libre desde cualquier lugar.

Plataformas de cursos on-line, hay cada vez más como vemos, parece que tienen muchos beneficios aunque también pueden tener algunos inconvenientes. Algunos de ellos son: los problemas que pueden ocasionar si se produce un fallo técnico; la complejidad de utilización si no son muy intuitivas, pudiendo hacernos perder mucho tiempo hasta familiarizarnos con ella; la falta de sincronización con otros alumnos o de respuesta en tiempo; o el no contar con unas directrices definidas o un orden establecido, etc.

Pero sabemos que poco a poco irán generalizándose porque es un método que proporciona muchas ventajas para los que necesitan otras fórmulas compatibles con sus circunstancias. Ahora son mucho más usadas y populares, por aquellos que buscan utilizar mejor el tiempo que les queda, todos tenemos frenéticos ritmos de vida que nos hacen difícil a veces compaginar obligaciones, inquietudes y nuevos retos. Y la distancia ya no es un problema añadido, podemos ahorrar en tiempo y en coste, si sabemos cómo usar de forma eficiente estas plataformas. ¿Cómo sacar partido a los cursos online?

– Lo fundamental es organizarse y no desesperarse. Es decir, hay que pensar que aunque no tengamos que acudir a clases obligatorias, también tendremos que dedicarle tiempo si queremos aprovechar el curso. La diferencia será el cuándo, más que el cuánto.

Por lo tanto es muy recomendable planificarse una rutina, ver qué huecos o tiempo libre tenemos a lo largo del día, o de la semana para reservarlo explícitamente al estudio. Al final, cualquier cosa que pretendamos lograr va a requerir de tiempo, dedicación y esfuerzo, lo que hay que hacer es organizarlo de la manera que mejor nos convenga.

Eso tampoco significa que, por la libertad de horarios, tengamos que estar permanentemente hiperconectados, haciendo nuestra vida más caótica y estresante. No sirve, así no es productivo, ni podremos asimilar todo, tenemos que encontrar el equilibrio con nuestra vida cotidiana, ése es el valor que nos ofrece este tipo de cursos.

– Conocer las herramientas. Es bueno al comenzar, antes de ponerse ya a estudiar, dar un barrido por toda la interfaz, dedicar un tiempo a ver e investigar todas las funcionalidades que hay y estar seguros de saber utilizar bien la plataforma para sacar el máximo rendimiento y no tener problemas posteriormente.

– Abiertos a aprender. Si nos ponemos a ello, debemos tener la mentalidad idónea para aprovechar y lograr nuestros objetivos. Necesitamos estar motivados con lo que estamos haciendo y ser proactivos. Tendremos que trabajar de forma independiente y por eso es importante tener iniciativa para buscar más información o hacer preguntas.

– Comunicarse. Aunque estudiemos a nuestro ritmo, no estamos solos, existirán también otros alumnos matriculados, y posiblemente se organicen foros para grupos donde exponer dudas, plantear debates o dar más información sobre temas de interés. Es siempre positivo interactuar con otros estudiantes, la colaboración aunque sea virtual nos puede aportar mucho. En estos tiempos aprender a trabajar en equipo también a distancia es una habilidad muy conveniente. Asimismo también debemos ser proactivos y preguntar las dudas que vayamos teniendo al profesor encargado de la materia.

– Analizar la progresión y dar feedback. Como en cualquier curso, es bueno tomar en cuenta los consejos y recomendaciones que puedan darnos los coordinadores o profesores, para ir progresando, además este tipo de plataforma permite evaluar o ver de forma más visual o directa nuestra evolución. Por otro lado, es bueno dar feedback a la organización, a través de encuestas o comentarios, para ir mejorando y adaptando más estos cursos a las necesidades globales del alumnado virtual.

El mundo digital es cada vez más real, nosotros mismo formamos cada vez más parte de él, y en la inmersión tecnológica en la que estamos debemos aprovechar todas las posibilidades que se nos ofrece. Una de ellas, son los cursos online, una herramienta clave para conseguir nuevas habilidades y capacidades que el futuro seguro nos exigirá.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s