Tu diálogo interno ¿qué te decís? ¿cómo te lo decís?

Por: Begoña de los Reyes

mascara-300x216

¿Sabes cuántos pensamientos pasan por nuestra mente a lo largo del día? y ¿cuántas horas pasamos hablando?

Por nuestra mente pasan una media de 50.000 pensamientos diarios. Por otro lado,  hablamos  con nosotros mismos alrededor de 14h al día. Restando el tiempo que dormimos, una media de 6-8 horas,aproximadamente  el 80% del tiempo en que  estamos conscientes, estamos hablando con nuestro “yo interior”. Es lo que llamamos diálogo interno, esa “vocecita” que te acompaña durante todo el día.

El efecto de todas esas conversaciones con nuestro “yo interior”, influye  en  nuestro día a día  condicionando  nuestras acciones  y estado de ánimo.

En muchos casos es un diálogo interno negativo: “soy un inútil”, “yo no puedo”, “no les va a gustar”… Pensamientos que por repetitivos terminan convirtiéndose en creencias limitantes, que nos impiden desarrollar todo nuestro potencial.

Este diálogo interno limitante  nos aleja de lograr nuestras metas y objetivos y entonces aparecen más desconfianza y frustración.  En cambio si tenemos un diálogo interno positivo y constructivo, nos ayudará a superar obstáculos y  lograr todo aquello que nos propongamos.

Una de las maneras en que podemos cambiar ese diálogo interno es a través del  lenguaje. El  lenguaje no solo tiene el poder de describir la  realidad sino que  también tiene el poder de crearla. Además de hablar de las cosas, hacemos que éstas sucedan. El lenguaje es acción: voy a hacer, voy a poder, voy a lograrlo¡¡¡¡

Desempeña un papel importante, tanto en nuestra  comunicación externa como en la interna. En cómo nos comunicamos con los demás y en cómo nos comunicamos con nosotros mismos, con nuestro “yo interior”.

Las palabras, tienen el poder de “abrirnos o cerrarnos” posibilidades. Podemos usar un lenguaje positivo y motivador: sí puedo, voy a poder y podré¡¡¡¡¡ lenguaje que nos ayudará a conseguir nuestras metas y objetivos.

La buena noticia es que podemos modificar ese lenguaje negativo cambiando algunos de nuestros  hábitos cómo por ejemplo:

·        Escucha el “tono” de tus mensajes

·        Identifica conscientemente esos pensamientos negativos. Cámbialos de una forma consciente por otros más positivos que potencien tus acciones: “si lo estoy haciendo bien, hay cosas que no me salen bien, pero todo el mundo comete errores”.

·        Práctica todos los días: convierte ese diálogo positivo en un hábito.

Practica y verás como aumenta tu autoestima y tu motivación.

Observa tus pensamientos,
porque se convierten en palabras
Observa tus palabras,
porque se convierten en acciones
Observa tus acciones,
porque se convierten en hábitos
Observa tus hábitos,
porque se convierten en tu carácter
Observa tu carácter,
porque se convierte en tu destino”
Frank Outlaw


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s