Desafíos de los negocios familiares

Es vital que los familiares participen en la empresa en una forma competitiva, no por obligación ni sentimentalismo, deben ser medidos y remunerados como cualquier trabajador, por sus resultados y su capacidad de desarrollar valor para el negocios.

Desde todos los tiempo han existido las empresas familiares; sin embargo, en las últimos lustros están emergiendo como un medio de sobrevivencia económica en los hogares, enfrentándose a los embates de mercado en una economía abierta.

Por supuesto que existen una gran cantidad de oportunidades para emprender en familia; de acuerdo a mi experiencia en la deberán observarse los siguientes recomendaciones:

  1. Separar la relación familiar con la del negocio

En la casa se es hijo o hija, esposo o esposa; en la empresa los integrantes de la familia ocupan un puesto con un nombre y una serie de  responsabilidades; aunque es difícil para todos hacer ese cambio de rol, es saludable por el bien de la relación y del negocio.

El trato dentro de la empresa debe ser cordial y respetuoso, como si se tratara de otro colaborador más.

Para no contaminar los diversos espacios, es importante hablar de los asuntos en el lugar apropiado, evitar conversaciones del negocio en momentos de convivencia o reuniones familiares; o llevarse los problemas de la casa al negocio.

Es importante considerar que ante los problemas y eventualidades, siempre se trata de rescatar la relación familiar; se puede tener otro socio; otro hermano, madre, padre imposible; relación conyugal es posible, sin embargo evitemos desgastar nuestra relación de pareja por el negocio.

  1. Todos se sienten jefes

Y entonces…el negocio es un verdadero desastre en los horarios de trabajo, dobles órdenes, prioridades diversas; abuso en el uso de los recursos, excesos, atribuciones que generan muchas veces crisis financieras o malos entendidos con clientes, proveedores o trabajadores.

 

  1. Defina un  organigrama

La incorporación de cada miembro de la familia a la empresa debe realizarse por aspectos estratégicos más que sentimentales.

En la gran mayoría de las empresas familiares hay una gran resistencia de profesionalizar la empresa, debido a que impone responsabilidades y quita privilegios y vagancia.

Describe el perfil y las necesidades del puesto e identifica claramente las funciones y tramos de autoridad;  asimismo,  identifica el perfil, habilidades y experiencia del familiar que mejor cubre con los requerimientos de puesto.

La definición de puestos y asignación de responsables ayuda mucho a la empresa a lograr sus metas de una forma más eficiente, evita  las funciones ambiguas  y que los integrantes no asuman la responsabilidad encomendada.

  1. Los incómodos familiares políticos

Como decimos en el argot popular, los agregados culturales, deberán tener el mismo trato que un trabajador y muy bien definidas sus funciones y responsabilidades, evitar los privilegios ya que genera inconformidad con los trabajadores y mismos familiares.

Ubicarle en el puesto más adecuado y donde realmente lo requiera la empresa, de otra forma será una carga y eso lesionará la relación familiar; darle la inducción necesaria, un reglamento y en su caso, capacitarle para que desarrolle el puesto, asignarle metas y dar seguimiento por el bien de todos.

La responsabilidad de hacer un familiar político productivo dentro del negocio, reside en el líder de la empresa.

 

  1. Centraliza el control de los ingresos y pagos

Uno de los errores más frecuentes es no llevar un control del dinero y, peor aún, que varios familiares o trabajadores sean los que cobren o dispongan de dinero.  El resultado inevitable: fugas.

 

  1. Separa las finanzas del negocio y del hogar

Sin duda uno de los horrores más frecuentes de los negocios familiares es tomar del cajón del negocio para cubrir tanto los gastos operativos y de inversión, como solventar las necesidades de manutención de la familia; el resultado es que estarás descapitalizando tu empresa sin lograr un crecimiento, manteniéndote en la sobrevivencia total, hasta que llegue el momento que no alcances a cubrir el punto de equilibrio.

De acuerdo a una investigación realizada por el  Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera, del Tec de Monterrey, EGADE Business School y el Instituto del Fracaso, identificaron las cinco principales causas de fracaso de un negocio:

  • Ingresos insuficientes para subsistir.
  • Falta de indicadores.
  • Falta de proceso de análisis
  • Planeación deficiente.
  • Problemas en la ejecución.

Fuente: http://www.forbes.com.mx/5-causas-del-fracaso-de-negocios-en-mexico/
Es muy importante que elabores por separado los presupuestos de la casa y del negocio, para llevar un mejor control:

  • Elabora presupuestos anuales, identifica los ingresos y gastos ordinarios,
  • Prevé gastos extraordinarios.
  • Realiza un plan de inversiones.
  • Considera planes de mantenimiento.
  • Crea fondos de contingencia para imprevistos
  • Ahorra
  • Incorpora planes de seguro contra daños y accidentes  y atención de la salud, entre otros.

Dale seguimiento a tus presupuestos mes con mes y ajusta en caso necesario.

 

  1. Asignación de sueldos

Todos y cada uno de los integrantes de la familia deberán tener un sueldo para evitar la autoexplotación familiar, ya que se corre el riesgo de que los integrantes decidan irse de la empresa.

Una práctica muy común es tomar del cajón del negocio para cubrir todas las compras y pagos de la casa, incluyendo gustos y caprichos de la familia, lo que mete en verdaderos problemas de liquidez al negocio, de tal forma que cuando haya que cubrir el pago a los proveedores, la nómina y los gastos operativos, simplemente no hay, empobreciendo el negocio y quitándole oportunidades de competir.

Para poder llevar un mejor control sobre las finanzas en tu empresa, asigna un sueldo a sus integrantes familiares y ajusta su economía; de esta forma evitaras tener fugas en tu empresa.

  1. Planeación y finanzas

Realiza un plan con objetivos y metas por lo menos a un año, con las estrategias y el plan de trabajo correspondiente.

Elabora un flujo de efectivo con las principales premisas del negocios, ingresos, costos, gastos, inversiones e identifica como se comportará tu negocio bajo los supuestos descritos.

Lleva la contabilidad real de tu negocio. Tanto en casa como en el negocio el registro de los ingresos y gastos es fundamental. En el caso de la empresa  se trata de hacer una memoria de todas las operaciones financieras que realizas día con día para generar reportes e informes que te apoyan a  para la toma de decisiones, ventas, costos, gastos utilidades, etc.

Si requieres de un financiamiento. Es importante generar un historial en el banco.  Asesórate con tu contable para no caer en una irregularidad fiscal.

Evita financiar tu negocio con la tarjeta de crédito de un familiar. Uno de los horrores más comunes es utilizar la tarjeta de crédito personal para hacer compras o pagos del negocio.  Si al vencimiento puedes liquidar el cien por ciento del monto utilizado, ¡perfecto!; si no, estás en verdaderos problemas, ya que debes generar una utilidad superior a la tasa de interés que te cobra el banco. Piensa dos veces en hacer uso de tu tarjeta de crédito. Si algún familiar presto al negocio su tarjeta de crédito o queda como aval,  procura ser responsable y no dejarle colgado.

Frecuentemente se escucha que emprenden en pareja.  Si por diversas razones se separan y alguno de los dos se queda con la deuda, mucho cuidado con estas prácticas.  Hablan muy mal de la persona que lo hace.

 

  1. Choque generacional

Este es un verdadero desafío en la administración de  la empresa familiar: combinar la experiencia de los maduros con el ímpetu de los jóvenes.  Con frecuencia se observa que las nuevas generaciones dentro de la empresa empujan los cambios tecnológicos e innovación, sin embargo hay una gran resistencia de los viejos, lo que acaba por cansar y desanimar su iniciativa y, peor aún, se van de la empresa porque no encuentran un espacio de interlocución, de crecimiento y desarrollo, lo que causa muchísima frustración.

 

  1. La visión de líder

En las empresas familiares la actuación de quien dirige la empresa es fundamental en términos de equidad, justicia, lealtad, trato digno y acompañamiento en el crecimiento de los integrantes.

Evitar decisiones que generen discordia entre los propios familiares, así como dar privilegios que pongan en riesgo el negocio.

Mantener como disciplina una comunicación abierta y estar dispuestos al diálogo, ser claros y transparentes; jamás juzgar,  descalificar y, por favor, evitar juicios  y falsas creencia.

También es muy común que los integrantes de la empresa (hijas, hijos, esposa) desconozcan el accionariado y el valor de la propiedad que tienen.

Ser líder de la empresa implica un aprendizaje y renovación constante.

Si esta información te ha sido de utilidad compártela,  te agradeceré compartas tu opinión, escríbeme a:marypazherrea@hotmail.com

Buen camino.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s