¿Cómo gestionas los obstáculos?

 

Los obstáculos hacia nuestro objetivo profesional pueden hacer que lo olvidemos.

A veces da casi vértigo intentar visualizar cómo te gustaría verte dentro de diez años cuando a tu alrededor se suceden cambios que casi obstaculizan tu objetivo profesionalY es que cuando te llevas tiempo trabajando en el mismo sector: diez, quince o veinte años,  crees que todo va a seguir igual y que nada va a cambiar en tu vida.

no-eres

Sin embargo; todo cambia, muta, se amolda, se adapta y se flexibiliza, al igual que la noche y el día. Es por eso que hay que tener una mente abierta a los cambios que se pueden ocasionar en el mundo profesional, y a veces, en el personal que pueda afectar directa o indirectamente al profesional.

Una persona no puede estar estancada ni anclada en el pasado pensando que todo está bien tal como está, que para qué mover pieza si la comodidad de tu rutina diaria te hace sentir en una cierta “estabilidad permanente”. Los tiempos han cambiado. Esa estabilidad de la que hace tiempo hablábamos cuando se conseguía un trabajo que casi te aseguraba un “para toda la vida”, ya no es así. Ahora nos movemos por proyectos, nos movemos de una empresa a otra, o de un departamento a otro. Realizando múltiples tareas que hace que vayamos creciendo profesionalmente.

Así mismo, consideramos que esos cambios pueden obstaculizar nuestro objetivo profesional. Pero uno tiene que anteponerse, y sobre todo, sobreponerse a los obstáculos que se presentan en la vida como retos profesionales. Éstos pueden hacer variar el camino hacia tu objetivo profesional pero no por ello tienes que guardarlo en una maleta y olvidarlo para siempre.

No, tu meta debe de estar siempre ahí, en tu mente. Te propongo que la escribas en un post-it y la pegues en el espejo del cuarto de baño para que cuando te levantes cada mañana te digas a ti mismo:”Ese es mi objetivo y voy a luchar por ello”.

Si tú no te motivas, te mimas, y te quieres, ¿quién lo va hacer? Porque si dejas toda la motivación a las cosas externas que está a tu alrededor puedes sentirte frustrado porque no te llegan o no son demasiado motivante.

Por ejemplo, hay personas que se han llevado toda su vida como docente en un colegio y están a gusto con la forma de enseñar que han conseguido, pero los niños han cambiado. Con las nuevas tecnologías están más despiertos y más deseosos de novedades que les hagan aprender y asimilar los contenidos de forma distinta. No tenemos que ver las nuevas tecnologías como un obstáculo a nuestro quehacer diario sino adaptarnos a ellas para poder transmitirla los contenidos de manera más eficaz. Los modelos de clase magistral ya están caducos y no sirven para nada.

O por ejemplo, después de muchos años de trabajo, te llega tu jefe y te dice: “Compañero, la normativa me obliga a decirte que tienes que tener el B2 de inglés para poder continuar en este puesto”. ¡¡Oh, no!! El mundo se te viene abajo de repente porque hace mil años que no coges un libro de inglés ni por asomo. Mucha gente se siente frustrada, estresada, y angustiada ante los nuevos desafíos porque creen que van hacer que su objetivo profesional se quede aparcado y no puedan llegar a ello.

Es cierto que esos sentimientos pueden aparecer en ese instante en que te dan el comunidado pero, ¿no crees que sería mejor “coger el toro por los cuernos” y enfrentarte a ello con la mayor naturalidad y verlo como una oportunidad para mejorar en tus habilidades profesionales?

Con ello no te apartas de tu objetivo profesional sino que vas hacia ello por una senda un poco más larga pero que igualmente te llevará hacia tu meta. Los caminos a veces pueden ser largos o cortos, con curvas o rectos, pero si trazamos un plano para ir alcanzando pequeños objetivos será más fácil conseguir el objetivo final.

En la vida profesional, uno no debe dejar de aprender constantemente pues todo va cambiando rápidamente y hay que adaptarse a las circunstancias y a los nuevos retos que se nos van presentando de la mejor forma posible.

Por eso, cuando diseñes tu objetivo profesional hazlo primero a largo plazo y ve marcando pequeños retos a medio y corto plazo para sentir que cada día te acercas un poco más. Todo lo que vayas consiguiendo suma y te hará sentir más feliz contigo mismo y más motivado para seguir adelante.

 Nunca mires atrás, mira hacia delante. Y aunque por el camino te caigas, no pasa nada. Respira, analiza lo conseguido, luego levántate y continúa tu camino. Piensa que lo difícil es empezar y tú ya has empezado, ahora sólo tienes que ir dando pasos poco a poco como lo niños pequeños cuando empiezan andar, ellos se caen mil veces pero se levantan otras mil hasta llegar a donde quieren ir.

¿Y tú, crees que tu objetivo profesional se está alejando?

¿Piensas que es mejor olvidar el objetivo que te marcaste?

¿O eres de los que cada día siguen luchando por ello?

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s