Las sierras, el sol, la naturaleza y La Cruz abren la temporada

Entrevistas Ruteras


2016-12-18-4

El Kincho Hostel Bike

El sector turístico es uno de los más significativos para la economía cordobesa, contribuye con el 5,3% sobre el producto geográfico bruto (PGB), es un fenómeno que desempeña un papel muy importante en la economía, ya que genera por sí solo un efecto multiplicador sobre la producción, el empleo y la renta en una región. Ya que emplea a 120 mil personas de manera directa y mueve un mercado de empleo indirecto similar.

Hoy descubriremos el caso de los emprendedores Joel y Javier Florido dos hermanos que lideran la nueva generación de emprendedores y jóvenes profesionales, que piensan todas sus acciones desde lo creativo y que en La Cruz, están emprendiendo una propuesta de alojamiento innovadora un hostel “El Kincho Hostel Bike” con un marcado modo de diferenciación frente a la competencia de todo el Valle de Calamuchita, lo que hace que el establecimiento sea el único en el mundo ofreciendo una experiencia muy diferente a los clientes.

La Cruz, que es una localidad situada al sur oeste de la ciudad de Córdoba a unos 130 Km, un pueblo fundado en 1870, con una población de 2500 habitantes y cercano al río, a la montaña y a la llanura. La Cruz, centro turístico de clima apacible, privilegiado por la naturaleza y el encanto que caracteriza a los lugares especiales de las sierras cordobesas, ofrece al visitante la total perspectiva de su imponente paisaje serrano. El río de la cruz tiene su balneario típico de un paisaje de las sierras cordobesas. A unos 40 metros de allí se emplaza “El Kincho Hostel Bike”.

Nos contactamos con Javier Florido, con quien tuvimos este diálogo:

– ¿Quién te inspira y por qué?

– Me inspira la posibilidad de ser independiente, ver que si trabajas con responsabilidad hacia vos mismo se pueden conseguir cosas, muchas veces te va bien otras veces no te va tan bien. Lo importante, poder evolucionar y trascender, saber que si al corto plazo no da al mediano y largo plazo si se puede dar.

– ¿Por qué un hostel BIKE?

– Luego de estudiar la población turística de La Cruz, nos definimos por apuntar al segmento turístico más joven que recibe La Cruz. Aunque nuestras instalaciones están habilitadas para todo tipo de público. Vimos que los jóvenes que eligen como destino estos lugares, son amantes de la naturaleza y la vida al aire libre. Por ello disponemos de bicicletas modelos Mountain Bike, con circuitos armados para conocer el río, la localidad de La Cruz y un exclusivo recorrido para los más exigentes amantes del  Mountain Bike, ofreciendo una experiencia transformadora y modificando el nombre de nuestro nuevo emprendimiento.

– ¿Cuáles son los tres valores más importantes que tiene El Kincho Hostel Bike?

– El primer valor es el respeto por el usuario, tenemos muchos más que tres valores, sin embargo, la hospitalidad, porwhatsapp-image-2016-12-14-at-3-33-46-pm la convivencia directa, un hostel y en éste caso nuestro Kincho Hostel Bike tiene cocina y baños compartidos y todos los sectores públicos son compartidos, sería el valor que acompaña al respeto por el usuario. Muy cerquita viene como un valor intrínseco del Kincho Hostel Bike, el servicio, atento siempre a la resolución de dificultades que se le presenten a cada uno de nuestros usuarios en la búsqueda de una estadía lo más agradable y placentera posible.

– ¿Cómo está constituído tu equipo y cómo hacen para comprender los cambios y detectar si las prioridades del negocio deben transformarse?

– El equipo está conformado por mi hermano y en este caso socio del negocio, con el apoyo de nuestra madre y de los amigos más cercanos que en un trabajo colaborativo nos aportan conocimientos y asesoran en este nuevo mercado que emprendemos. Estamos convencidos que tenemos que conocer el negocio de principio a fin y adaptarnos para lograr el éxito.

Si las prioridades del hostel se transforman, dependerá de las demandas de nuestro público, lo que tenemos ya cerrado para la temporada es: sectores de descanso, de música permanente, hamacas paraguayas, mesa de ping pong y además vamos a incorporar “días regionales” en los que saborearemos, desde cervezas artesanales, hasta vinos de autor de yacanto, pasando por dulces y chacinados de la zona, disfrutando también de abundantes picadas, además estará disponible el alquiler de equipamientos de snorkel y kayaks ofreciendo experiencias que harán de tu paso por La Cruz de un descanso inolvidable.

– ¿Cuáles son las expectativas por las que estás trabajando?

– Estamos trabajando impregnados de la idea de abrir nuestra mente con la posibilidad de viajar, ver otras realidades, ya hemos tenido la oportunidad de viajar por diferentes lugares del mundo, de ver formas diferentes de resolver dificultades, acciones que aportan a la creatividad y la innovación.

Hoy ante un turista más exigente, que requiere comodidad, diseño y atención personalizada, la oferta local de hospedaje debe transformarse, por eso nosotros estamos proponiendo un lugar temático, de bajo costo como un hostel, donde las habitaciones son compartidas pero cada cliente va a tener su espacio donde va a poder cargar su celular, guardar la mochila o el bolso, disponer de una luz para leer.

En cuanto a diseño es todo artesanal, estamos construyendo cada espacio dándole una mística particular. El hostel va a representar la historia de nuestra familia, la cocina se llama la “Cocina de María”, en homenaje a mi abuela que era una gran cocinera y que se esmeraba en hacer los mejores platos para juntarnos alrededor de la mesa. El Comedor se llama “Oscar Fortunato” en honor al abuelo que fue el creador del quincho en sí, un trabajador incansable. Un sector deportivo recordando los consejos del tío Juan José Ordoñez, que es coach con un sistema único de entrenamiento, y tiene como un mini gimnasio para hacer desde barras, hasta ejercicios y respiración, propias de su sistema de entrenamiento. Una zona de arte, recordando al tío Miguel que es titiritero, con un espacio tipo biblioteca: donde se podrá pintar, habrá títeres suyos. También tenemos una pequeña huerta en honor a nuestro tío Uri que falleció y era ingeniero Agrónomo. El asador se llama Marité, en homenaje a mi vieja, ya que representa la unión, comer un asado, compartir, valores que heredó de la abuela María, esperando que todos estos espacios marquen una diferenciación en cuanto al contenido interno que propone cada servicio.

Realizar este emprendimiento tiene un gran plus, más allá de la posibilidad de poder trabajar con mi hermano, lo que hacemos va a sumar, va a quedar acá, siempre tras la búsqueda que el emprendimiento sea a largo plazo. La idea es echar raíces y que éste lugar sea la pista de aterrizaje y de despegue siempre, muy vinculado a los valores familiares y sintiendo ese afecto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s