Resistir, persistir, y no rendirse hasta encontrar empleo

No tengo trabajo, he entregado currículums y desde la primera vez que lo entregué después de quedar en paro, no he logrado tener un empleo.

Lo entregué por segunda vez y otras  tantas y no me han llamado y ya se me terminó el paro, así que estoy dispuest@ a trabajar en cualquier cargo. ¿Te suena esta historia? Frente a situaciones como éstas, cualquier ser humano, decae, sintiendo que pierde la esperanza y que cada vez está más lejos la oportunidad. Es una de las vivencias poco alentadoras y desmotivantes, más aún,  si has  invertido la mayor parte de tú vida, en preparación académica, inversión económica, de tiempo o has trabajado por lograr varios proyectos para ti y tú familia y hoy has quedado a mitad de camino. Nos preguntamos ante situaciones cómo estás,  ¿Qué hacer?, ¿cómo manejarlo?, ¿Cuál es la salida?

Lo primero que te sugiero es hacer un pare y preguntarte a ti mismo, si crees que eres la única persona en el mundo que vive o ha vivido situaciones extremas de ese tipo. Te responderás que seguramente no, como tú hay millones de personas en el mundo. No creas que esta respuesta es consuelo de tontos, es una respuesta que te ayuda a ser consciente que a todos en la vida nos llega un momento como ese y que tod@s o al menos la gran mayoría lo han superado. ¿Cómo superarlo? Si vas a tú pasado encontrarás que antes, has vivido experiencias dolorosas de pérdidas, dificultades que te han hecho pasar un mal rato y te darás cuenta que los sobrepasaste resistiendo tal situación y echando mano de muchos recursos personales que te ayudaron a superarlo. Esa capacidad que te permitió resistir el dolor, la angustia y la tristeza, se llama Resiliencia. Hasta hace una década era un concepto de la física que se trajo al vocabulario de la psicología, de los pedagogos, sociólogos y hasta de los coach. La Resiliencia es una competencia que necesariamente hay que desarrollar para afrontar la vida en el siglo XXI. Se define como la capacidad que alcanza una persona o incluso un grupo social para proyectarse hacia el futuro, no obstante, se encuentre ante situaciones de vida muy difíciles y traumas de gran impacto que causan un gran dolor psicológico. Es resistir, persistir y jamás rendirse, pero sobre todo es, acción para ir por las soluciones, activar la creatividad, renunciar a la zona de confort y aumentar nuestra capacidad adaptativa. La resiliencia, encierra dos aspectos fundamentales, la fuerza interior que necesitamos para resistir las situaciones de dificultad, y la capacidad para superarlas. Encontrar un empleo no es tarea para hacer de hoy a mañana. Lo primero es, afrontar y aceptar que la gravedad de la tierra no la puedes cambiar y la tuya es: “soy un@ desemplead@, cargado con un cúmulo de conocimiento y experiencia que debo organizar”. Lo segundo por hacer, es resistir  toda la situación, visualizando lo que quieres para ti, dónde quieres estar, soñando despierto con lo que quieres alcanzar, levantándote todos los días con una meta real, sólo una por cumplir a diario, persistiendo una y otra vez y analizando si lo que buscas es lo que realmente quieres y te mereces,  mejor aún si te haces un plan y creas una rutina diaria con buen ejercicio, buena alimentación, porque para resistir debes estar preparad@ con un buen estado de salud físico. Fortalece tú área afectiva, consolidando tú relación con tú pareja, mira que este tiempo de desempleado debes dedicarlo a lo que antes no habías dedicado, a ti mismo, a tú pareja, a tus hijos, a tú familia, a tus amigos, estoy segura que ellos te darán el apoyo que necesitas para resistir. Cultiva ahora un poco de espiritualidad, es necesaria para que tengas un poco de paz, la necesitarás, y no quiere decir religiosidad, quiere decir alimentar tú mente, tú cerebro, con una buena lectura, una buena película, una actividad mental. Activa un poco más tú vida social con networking por ejm, eso te ayuda a ampliar tu círculo social y es una oportunidad para tú búsqueda. Si vives en zonas costeras, acércate a la orilla del mar, no importa donde estés, acaricia un poco la naturaleza, siente el aire que respiras, concéntrate en ti y tú objetivo. Cuando logres alcanzar un poco de tranquilidad mental, física que es primordial para organizar tus ideas y tú que hacer, entonces continúa con el tercer paso, siéntate, toma un lápiz y un folio, y comienza a hacer una lista de tus fortalezas y debilidades enfocadas en tres aspectos, personales, profesionales y laborales, éste es un paso primordial, para superar la situación adversa. Y el cuarto y último, comienza a trabajar en los aspectos o áreas de mejora que has encontrado, fórmate, instrúyete, entrena tus habilidades y prepárate para encontrar lo que buscas. Te sugiero que comiences hoy, para mañana es tarde, no hay tiempo que perder, saca lo mejor de ti, es ahora cuando más lo necesitas. El reto humano más importante no está en disfrutar de todo lo bueno y el confort que podemos tener, está en desarrollar y expandirnos cuando estamos ante las situaciones más difíciles de nuestras vida.

¿Posees resiliencia en este momento difícil de tú vida?  ¿Crees que puedes desarrollar la resiliencia?

Foto: Pixabay.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s