Novela: “K-TharSys” capítulo 1

logo-k-thar-sys

Capítulo 1

Tras un viaje de casi seis horas entre la capital sevillana y la ciudad de los canales, con escala en Barcelona y la inevitable pérdida de las maletas, Palmira llegó finalmente a Venecia.

Cuando terminó de poner la reclamación pertinente por la pérdida del equipaje, se encaminó hacia la salida del aeropuerto. Caminaba con una confianza y seguridad impropias de ella. Algo que le sorprendió gratamente. No sabía qué sorpresas le depararía el destino cuando saliera de la terminal y pusiera sus pies en las calles venecianas, pero poco le importaba. Lo que fuese que le estuviera esperando tendría que vérselas con ella.

Palmira es una mujer extraordinariamente guapa, aunque no siempre fue así. En su infancia y parte de la adolescencia, fue una chica feucha y muy delgada, lo que hizo que creciera con cierta naturaleza acomplejada, hasta que llegó la época del cambio. Su cuerpo se metamorfoseó de manera espectacular.

Ahora, es una mujer despampanante. Tiene un cuerpo de esos que cualquier cosa que se pone le sienta bien. Es ese tipo de mujer que gusta a los hombres de todas las edades, aunque ella no termina de creérselo debido en parte a esa tartamudez que le persigue desde la infancia cuando vive algún episodio de tensión.

Palmira estaba radiante. Cada paso que daba lo hacía con toda intención, los disfrutaba. Su rostro apenas reflejaba la fatiga del viaje.

Cuando, por fin, salió de la terminal del aeropuerto Marco Polo, se detuvo y buscó con la mirada, entre las personas que aguardaban en la salida, a sus amigos, familiares y clientes.

Mientras se acomodaba un par de rizos de su rojiza melena, sus miradas se cruzaron. Él le dirigió una sonrisa que a Palmira le resultó atractiva y cordial. Pero, instintivamente y presa de los nervios, desvió su rostro mirando en otra dirección. Debido a la crisis de confianza en sí misma, que padece desde la infancia, se siente incómoda cuando sabe que alguien la observa.

– “¡No conozco a ese hombre!”-se dijo a sí misma- “¡Debo de estar loca!”

Al llevar puestas unas gafas de sol, no había podido observar sus ojos. Una lástima, pensó, ya que según ella es un detalle que delata a las personas. Así juzga siempre Palmira a las personas, por su mirada y sus labios. En éstos, al menos sí que le había dado tiempo a reparar. No eran finos. –“Menos mal”-, ya que Palmira desconfía de las personas con labios finos, como si fuesen personas que tienen que ocultar maldades inconfesables.

El chico, que continuaba sonriéndole, no era muy alto, 1,80 cm aproximadamente. Por su complexión, diría que era deportista. Iba recién afeitado y llevaba una gorra que apenas dejaba ver su negro pelo agraciado. Parecía ser él. ¡Si, debía de ser él! ¿Quién más la estaría esperando en Venecia? -pensaba de manera atropellada Palmira-

Volvió a mirar en la dirección en la que se encontraba el chico y observó como éste alzaba la mano a modo de saludo al tiempo que la llamaba – ¿hola? ¿Palmira? –

Palmira respiró aliviada. Sin duda se trataba de Andrea. Aunque sólo lo conocía de un grupo de whatsapp, le parecía una persona de confianza.

Pero nada es lo que parece.

by Padawan

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s