En busca de la felicidad

heart-762564_960_720

Por: Lary Obando

“La máxima de mi sistema ético es: Disfruta de la vida y ayuda a vivir. Si llega un momento en que ya no se puede disfrutar ni ayudar a otros, es mejor desaparecer con el mínimo dolor para uno mismo y para los demás.” – Mario Bunge

 

Posiblemente usted ha tenido la oportunidad de ver la película “En busca de la felicidad” en donde el actor Will Smith encarna al hoy empresario, inversor y multimillonario Chris Gardner. Sino no la ha hecho, lo invito a verla. Personalmente es una de mis películas favoritas por el mensaje de actitud, determinación, visión y enfoque que transmite el personaje principal.

Sin embargo el día de hoy quiero enfocarme en un aspecto del filme; en su título. Como lo diría uno de mis oradores y escritor preferido, Darren Hardy: “La felicidad no es algo que se busca o persigue; la felicidad es una decisión“.

Y es en ese punto de decidir ser feliz en donde en muchas ocasiones perdemos el rumbo porque buscamos o perseguimos ser felices, cuando ir tras nuestra felicidad es como tratar de atrapar nuestra sombra o ir tras la olla de oro al final del arco iris. Entre más intentemos atraparla o conseguirla, más difícil será y con el resultado final de no haberla logrado alcanzar.

La felicidad es un estado mental, una decisión. Yo me levanto cada mañana con la firme determinación de ser feliz sin importar que suceda a mi alrededor. Sin embargo, cuando usted pone su felicidad en manos de alguien o un objeto, su estado de ánimo y alegría será determinado por esa persona o cosa.

Cuando me compre o cambie mi carro, cuando compre mi casa, cuando me compré el reloj o la pulsera que vi en el escaparate de la tienda, cuando tenga una relación sentimental; en ese momento voy a ser feliz. El tener esa visión de vida, lo que va a lograr es que nunca seamos felices, que nunca estamos conformes y que peor aún le demos a un objeto inanimado o a un tercero la responsabilidad de hacernos felices. Siempre habrá un mejor carro, una mejor casa, un mejor teléfono, una mejor pareja, una mejor posición laboral y así dedicaremos nuestra vida a “coleccionar” personas y cosas en un intento fallido que nos hagan felices, cuando es nuestra propia decisión diaria la que nos da la opción de ser felices.

Una de las maneras que nos ayudan a ser felices por elección es ser agradecido. Levántese todas las mañanas agradecido por la oportunidad de abrir los ojos y respirar, muchas personas no lograron despertar el día de hoy. Agradezca tener un techo, no importa lo humilde u opulento que sea, de gracias por los alimentos, por la ropa que posee, por su trabajo, por su familia y seres queridos.

pnl_aplicaciones

La gratitud es una de las prácticas más poderosas para poder iniciar el día con una energía positiva y hacer fluir en nuestras vidas las bendiciones que Dios y el Universo tienen para nosotros y es una de las maneras más efectivas para mantenernos o recordarnos durante el día, las razones por las que debemos ser felices.

León Tolstoi dijo: “El que hace sufrir al prójimo se perjudica a si mismo. El que ayuda a los demás, se ayuda a si mismo.” Ayudar a los demás de corazón, es una de las maneras mágicas para sentirnos plenos y permitir que la energía divina fluya por medio nuestro y llene nuestro espíritu de agradecimiento y felicidad.

Decida hoy mismo ser feliz, le reto a hacer el ejercicio y tomar 2 minutos de su tiempo para cerrar los ojos y dar gracias por todo aquello que tiene en su vida. Es importante que mencionar que el ser agradecidos no implica que nos conformemos y no aspiremos a lo mejor para nosotros y los nuestros, es bueno siempre querer más para nuestras vidas.

Una mejor casa, un mejor carro, una mejor escuela para sus hijos y así con cada una de las cosas que tiene en su vida. Sin embargo, no son los objetos los que nos mueven, ni tampoco son indicadores de nuestra felicidad, simplemente los vemos como objetos o medios que hacen nuestra vida más cómoda o nos ayudan a realizar nuestras aspiraciones y sueños pero en ningún momento determinan que tan felices somos.

El segundo reto es ayudar a alguien. Tome unos cuantas bolsas más de alimentos de los estantes del supermercado y dáselos a alguien que esté en necesidad; tómese una taza de café con un amigo que está atravesando alguna situación complicada y escuchelo; le aseguro que se sentirá más pleno y feliz por el haber logrado ser de bendición y ayuda para otra persona. El filósofo argentino Mario Bunge citó: “La máxima de mi sistema ético es: Disfruta de la vida y ayuda a vivir. Si llega un momento en que ya no se puede disfrutar ni ayudar a otros, es mejor desaparecer con el mínimo dolor para uno mismo y para los demás.”Así que le desafío a disfrutar de su vida y ayudar a otros.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s