Los miedos son tigres de papel

EMPLEO 2560x40climber-2054056_19202560x40

Por:  Susana Prados Rueda

La toma de decisiones va marcando nuestra vida personal pero también laboral.

En el día a día elegimos continuamente, en muchas ocasiones se trata de elegir de forma rápida y el resultado de esas elecciones no determina en gran medida nuestras vidas. Pero hay otros momentos en los que vivimos situaciones estresantes marcadas por la incertidumbre y en las que tenemos que buscar las conductas adecuadas para salir de esa situación complicada.

Tener que tomar decisiones nos genera ansiedad, tendemos a centrar nuestra atención más en lo que podemos perder que en lo que podemos cambiar y gastamos energía en pensamientos repetitivos que no hacen otra cosa que bloquear nuestra capacidad de generar alternativas. Y esto nos lleva, en demasiadas ocasiones, a elegir de forma impulsiva y poco consciente, para intentar salir rápido de esa situación que nos genera estrés y que no sabemos cómo abordar, porque además pensamos que no tenemos capacidad para solucionar los que nos está pasando.

En cualquier proceso de toma de decisiones debemos ser conscientes de que habrá cosas que dejemos en el camino y que supondrán la pérdida de determinadas oportunidades, pero por otro lado, nuestra elección también puede llevarnos a alcanzar nuestros objetivos, generando pasos que nos lleven a donde queremos llegar.

Algunos aspectos relevantes al tomar decisiones son:

  • Creer que vamos a poder ser capaces de resolver el problema.
  • Pensar que hay situaciones de la vida que se pueden cambiar.
  • Sentir que cada dificultad es un reto y una oportunidad de cambio.
  • Tener fortaleza y constancia para resolver las dificultades.

¿En qué consiste el proceso de toma de decisiones?

  1. Sin olvidar marcarnos objetivos realistas a alcanzar. ¿En qué punto me encuentro y a donde quiero llegar?
  2. Ahora toca generar alternativas, cuantas más mejor y si pedimos el punto de vista de otras personas esto puede ayudarnos a ampliar nuestro abanico de elección. A veces es necesario analizar los problemas desde fuera.
  3. Llega el momento de analizar, confrontar, descartar y  tomar aquellas alternativas que consideras válidas. Quédate con aquellas que te aportan más ventajas.
  4. De forma decidida y sin mirar atrás toca apostar por las alternativas que hemos elegido y ponerlas en práctica.
  5. Sin olvidar revisar los resultados e ir modificando todo aquello que no nos hace alcanzar nuestras metas o por lo menos dar un paso hacia ella.

Ponle freno a aquellos bloqueos que paralizan tu toma de decisiones:

  • No puedo, no soy capaz.
  • No quiero sufrir y me conformo con lo que tengo.
  • Me voy a equivocar decida lo que decida.
  • El cambio no depende de mí.
  • Si tomo una decisión es para conseguir lo que quiero rápido y al completo, sino no me muevo.
  • Ya es tarde para cambiar.
  • Con el tiempo se solucionará.

Fuente:pixabay.com

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s