Nuestros proyectos en tres pasos

Mapas mentales y creativos

 

¿Alguna vez te has encontrado con una hoja en blanco sin saber por dónde empezar?

Y mientras tanto te encuentras en tu cabeza con mil ideas.

Los días van pasando y ese proyecto que tienes encima de la mesa sigue sin tener forma. La fecha de entrega se ve más cerca y la tensión aumenta.

Tu mente se bloquea y no sabes ni por dónde empezar ni cómo llegar a tiempo, incluso nuevos proyectos se van apilando en tu mesa de trabajo.

Es el momento de poder decir STOP, reflexionar y cambiar el punto de mira para poder llegar a tiempo con este proyecto con fecha de entrega inminente.

Mi propuesta para poder organizar tu tarea es poder trabajar con mapas mentales.

En mi artículo vamos a trabajar esta técnica y para ello nos vamos a preparar para poder crear y poder transformar en papel todas nuestras ideas.

Vamos a desarrollar en tres fases el proceso de creación y teniendo claro que para trabajar los mapas mentales no existe ningún límite. Lo más importante es dejar fluir y poder plasmar con libertad.

1ª Fase. Estado creativo

Esta fase la denomino de esta manera porque es importante encontrarnos en un estado de bienestar emocional para que nuestro lado creativo pueda florecer.

Anota en un papel aquellas cosas que te están impidiendo en este momento crear y trabajar. Una vez identificadas, asigna  un plazo para ir resolviéndolas una a una y celebra cada éxito conseguido.

Ahora que hemos avanzado eliminando alguno de los obstáculos para crear, vamos a ir trabajando  con aquellas situaciones que sacan nuestro lado creativo.

Piensa en aquellas actividades que te proporcionan bienestar: leer, escribir, escuchar música… y si puedes, practícalo unos momentos antes de empezar el mapa mental. Así en una situación de bienestar te será más fácil tener tu mente predispuesta a ser más creativa.

2ª Fase ¿Cómo crear?

En esta fase es importante poder enmarcar la idea central de lo que estamos trabajando y desde donde fluyen todas nuestras ideas. Se pueden crear tantas líneas como ideas tengamos y de estas ideas pueden surgir nuevas ideas, que podemos desarrollar.

En esta fase podemos trabajar con una tormenta de ideas, es decir, aportar todas las ideas que tengan relación o no. Para pasar a una segunda fase de seleccionar aquellas que realmente nos interesen e incluir en el mapa mental.

Un mapa mental funciona como un árbol donde el tronco es la idea central y las ramas las ideas que van surgiendo. Y cada rama va teniendo más ramas con nuevas ideas.

Lo más importante es que lo podamos identificar con nuestra forma de crear sin limitaciones.

En esta fase de crear nuestro árbol podemos trabajar tanto con palabras, colores como imágenes u otros, que identifiquen  nuestras ideas.

3ª Fase. Visualizar

Esta es la última fase del proceso creativo y más práctica que consiste en poder visualizar todas las ideas que han ido surgiendo y hemos plasmado en papel. A partir de este trabajo podemos tener presente en todo momento los pasos que va a seguir nuestro proyecto y el significado que hemos ido dándole en cada momento.

Mis recomendaciones, una vez realizado, es tenerlo visible en nuestro lugar de trabajo ó dónde vayamos a trabajar en equipo cómo sí fuera nuestro diagrama de trabajo.

¿Cómo vas a hacer tu mapa mental de tu proyecto?

 

 

Foto:pixabay.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s