Entendiendo el desempleo, ¿ Qué significa trabajar para ti ?

Una de las principales suposiciones de la PNL (programación neurolingüística) es “El mapa no es el territorio” que viene a decir que, lo que para mí es de una manera, no tiene por qué ser para ti de la misma forma.

Cada uno de nosotros vamos construyendo nuestra vida (nuestro mapa) en función de nuestras experiencias, valores, vivencias, creencias, objetivos que queremos alcanzar, y sobra decir, que es muy difícil encontrar dos vidas iguales.

Eso significa que cuando llegamos a la zona laboral, es decir, a lo que para nosotros supone tener un empleo, tampoco tiene por qué ser percibida por todos nosotros de la misma manera.

Sí que es cierto, que todos coincidimos en que entendemos el trabajo como una vía de obtener retribución económica, pero ¿Trabajar es solo eso?, en ocasiones, tener un empleo es mucho más que una simple vía de obtener ingresos.

Existe lo que se llama “Significado del trabajo”, según Peiró y Prieto, el trabajo cumple diferentes funciones psicosociales, entre las que encontramos:

 

  • Función de Estatus: El trabajo es una fuente de prestigio social para algunas personas, a lo largo de la historia, ha habido profesiones que culturalmente han recibido un “prestigio social” como, por ejemplo, los médicos, reconocidos por todos. Aquellas personas que consideren que su trabajo les proporcionaba esta función, sufrirán mucho más en la pérdida de empleo porque supondrá perder su lugar o reconocimiento por parte de la sociedad.

 

  • Función de Identidad: El trabajo nos define quiénes somos, porque nos vemos identificados con las características o valores que definen un puesto. Suele ocurrir más con aquellas profesiones más vocacionales. Por ejemplo, mucha gente,cuando se presenta, lo primero que dice, o incluso lo único que dice para definirse es su profesión. “Hola, me llamo Pepe y soy Ingeniero.” “Hola, me llamo Paloma y soy trabajadora social.” Para estas personas, puede ser muy difícil reconvertirse o reinventarse hacia otros sectores porque les gusta y se sienten muy identificad@s con su anterior profesión.

 

  • Función económica: Es la función en la que la mayoría de personas solemos coincidir. Nos proporciona recursos financieros para poder vivir. La pérdida de un empleo, afecta sobretodo a esta función, ya que supone la pérdida de seguridad en la “supervivencia”, entendiendo como supervivencia el hecho de tener nuestras necesidades básicas cubiertas.

 

  • Función social: Es la función de relacionarnos con los demás. Afecta más a aquellas personas que provengan de un buen ambiente de trabajo o de una empresa que fomente las relaciones entre sus trabajadores. Si la mayor parte de tus relaciones sociales están, o estaban vinculadas al trabajo, seguramente esta variable te afectaría mucho si perdieras tu empleo.

 

  • Función estructural: Es la función de organización. Tener un trabajo, de alguna manera, nos marca los horarios de nuestro rol profesional y personal. Determina la hora a que te levantas, el tiempo que tienes para hacer deporte, ocio…Por esta razón, si para ti era muy importante esta función del trabajo, lo ideal es que intentes mantener tu horario laboral en tu fase de desempleo, utilizando el tiempo de trabajo para la búsqueda de empleo. Otra opción es que readaptes tus obligaciones, etc, a un nuevo horario, pero establece un horario y una calendarización, te ayudará a sobrellevar esta fase.

 

  • Función de desarrollo o evolución: Hace referencia al hecho de que no puedes quedarte obsoleto. Cuando una persona está trabajando, normalmente va mejorando competencias que ya posee, o adquiriendo otras nuevas. Si para ti esta función es importante, procura en tu fase de desempleo realizar cursos de materias que te interesen, como MOOCS, o crear tu propio entorno personal de aprendizaje, es decir, leer, ir a conferencias, buscar información, publicaciones del tema sobre el que no quieras quedarte desfasad@, o simplemente, aprender más.

 

  • Función de poder: Se refiere al hecho de ejercer poder y control sobre otras personas, y no necesariamente, esto debe ser entendido como algo negativo, puede que una persona se sienta cómoda con un puesto de mucha responsabilidad en el que tiene cierta posición de poder, o incluso que dirija equipos. Para estas personas, el hecho de “perder” esa responsabilidad o poder, puede hacer que se sientan menos valiosas. Aunque mi consejo personal es reflexionar sobre el hecho de que un trabajo no te hace más o menos valioso, siempre se puede mantener esa sensación de “seguridad” reenfocando a actividades como un voluntariado.

 

Seguramente, si analizas qué significa el trabajo para ti, puedas entender mejor tu actitud ante la etapa del desempleo y puedas averiguar cómo mitigar el malestar que produce.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s